Eliminación de tatuajes con láser, guía básica

Eliminación de tatuajes con láser, guía básica

Los tatuajes son desde hace milenios una forma de decorar el cuerpo con símbolos, imágenes o palabras que representan a la persona que los lleva. Sin embargo, debido en muchos casos a la presión social o por temas laborales, ya que los tatuajes se encuentran muy a la vista del cliente, se requiere que se eliminen para poder optar a dicho puesto o simplemente porque no se desea tenerlo ya. A día de hoy, eliminarlos es mucho más fácil que hace décadas, utilizándose la eliminación de tatuajes con láser para este fin. Si deseas conocer más sobre esta técnica te hemos elaborado una guía básica para que sepas todo lo necesario de este proceso.

Motivos por los que eliminar un tatuaje

La realización de un tatuaje es una circunstancia muy personal que la mayoría de las ocasiones representa a la persona que se lo ha hecho. El problema suele surgir cuando dicho diseño se ha realizado en una zona visible a los demás, como es el caso del cuello, los brazos, las piernas o las manos, debido a que ciertas empresas no aceptan los tatuajes en sus puestos de trabajo, al menos los que se encuentran a la vista del público, por lo que, a pesar de poder contar con un buen currículum, en la mayoría de los casos se opta por otra persona.

Otro motivo puede ser el que, por un impulso se haya realizado un diseño en el que se encuentre el nombre de una persona, y que, pasado unos años, no se quiera tener visible o simplemente se haya roto la conexión que había entre estas personas. De la misma manera, dibujos o imágenes que se realizaron en la juventud que no se quieren tener en edad adulta son otro de los motivos por los que las personas suelen desechar estos tatuajes y precisar de los servicios de clínicas especializadas en eliminación de tatuajes.

Factores que influyen en la eliminación de tatuajes con láser

Cuando una persona se dirige a una clínica para que le realicen un tratamiento de eliminación por medio del láser, tiene que tener en cuenta varios factores que influyen directamente en el resultado final y en el que se encuentra tanto el color, la parte en la que se encuentra localizado el tatuaje, como también el tipo y su tamaño.

Color del tatuaje

El color que se utiliza en el tatuaje va a influir en su eliminación, por lo que es importante conocer el alcance de cada color. Por ejemplo, cuando nos encontramos con tatuajes negros, la eficacia es muy alta, siendo eliminado prácticamente al 100%, siempre y cuando la tinta sea de buena calidad y estable. Respecto a los colores con tonalidades rojas y amarillas, se consiguen buenos resultados, quizás se requieran mayor cantidad de sesiones para tratar estas zonas, pero suele trabajarse bien. El problema suele radicar en las tintas azules o verdes, ya que cuentan con componentes que se absorben muy bien por la piel y por lo tanto, serán muy difíciles de erradicarlos en su totalidad.

Tipos de tatuaje

Por otro lado, el tipo de tatuaje también repercutirá para bien o mal en la eliminación, pudiendo tratarse de tatuajes profesionales y por lo tanto, su dificultad va a ser mayor, requiriendo aproximadamente unas 10 sesiones para eliminarlo, o entre los que son hechos por aficionados que serán mucho menores las sesiones a tratar.

Lugar del cuerpo del tatuaje

En las localizaciones en las que la piel es mucho más sensible y cuenta con una capa más delgada serán los lugares ideales a la hora de practicar el tratamiento de eliminación de tatuajes con láser. Estas zonas son, por ejemplo, el cuello, las manos, el escote, mientras que las más gruesas y complicadas, por lo que requerirán más sesiones son las piernas, brazos y torso.

¿Cómo elimina los tatuajes el láser?

La técnica del láser es muy sencilla puesto que se trata de un proceso por el cual, se aplica a la piel una luz de alta intensidad que llegará a las capas interiores de la dermis. Esta luz es suministrada por medio de pequeños disparos intermitentes muy rápidos y que lo que consigue es que las moléculas de la tinta exploten y puedan dispersarse, llegando al sistema linfático para ser eliminada de manera natural. Cuando se realiza este tratamiento, podremos comprobar como se escucha un leve sonido, como también una tonalidad más blanca en la parte que ha sido tratada por la luz. Cada intensidad y color de la tinta será tratada por una onda diferente de rayos de luz de alta energía, por lo que conviene conocer al detalle toda esta información antes de realizar el tratamiento con eficacia.

Procedimiento habitual en la eliminación de tatuajes con láser

A continuación, te vamos a contar el procedimiento habitual que se lleva a cabo y en esta sección de tratamientos de eliminación de tatuajes con láser de IML encontrarás más información y podrás consultar precios si estás interesado en este método.

Lo primero será la aplicación de una crema con función anestésica para que no exista ninguna molesta. Una vez que ha pasado una hora, que será el tiempo en el que haga efecto, el dermatólogo, que será el encargado de realizar este tratamiento, regulará el láser según el tipo de tatuaje o el color utilizado.

Una vez que se ha hecho esto, se empezará con el tratamiento, aplicando la luz de alta energía sobre los pigmentos del tatuaje, debiéndose de realizar una serie de sesiones en las que los especialistas te dirán el número en virtud de la calidad de la tinta o de la extensión.

Cuando la sesión ha terminado, se debe de curar la zona afectada con una pomada indicada para estos casos y se deberá de tener una higiene y unos cuidados durante varios días, hasta que veamos que la piel está en perfecto estado. De una sesión a la siguiente pasará al menos un mes, recomendándose que durante el tiempo que se lleve a cabo el tratamiento, la zona tratada no entre en ningún momento en contacto con el Sol, ya que puede ocasionar manchas o cicatrices que harán que el resultado no sea el esperado.

Compartir Esta Entrada