5 razones para cambiar los viejos tubos fluorescentes por tubos LED

Los tubos fluorescentes ya están pasados de moda y además no resultan eficientes para la iluminación de prácticamente ningún espacio. Si estás pensando en cambiar los viejos tubos fluorescentes en tu cocina o en la oficina a continuación hemos recopilado las principales razones para cambiar los viejos tubos fluorescentes por tubos LED.

La vida útil de los tubos LED

Mientras que los tubos fluorescentes tienen una vida útil y una duración bastante más limitada, los tubos LED cuentan con una duración alta que los convierte en una gran alternativa para iluminar cualquier espacio de tu hogar y también de tu oficina. Los tubos fluorescentes tienen una vida útil de como máximo 10000 horas mientras que los tubos LED consumen probablemente sólo una cuarta parte de lo que consumen los tradicionales tubos fluorescentes. Como nos explican los expertos de LamparaDirecta, los tubos LED son por tanto la mejor opción para los espacios en los que las luces pasarán más tiempo enchufadas, así como en una gran opción para sustituir los antiguos tubos fluorescentes que consumen en exceso y además a nivel estético no resultan agradables para ningún tipo de estancia con una decoración actual y moderna.

El ahorro energético

Por supuesto el motivo principal por el que cualquier persona se plantea el sustituir los antiguos tubos fluorescentes de su hogar por unos buenos tubos LED es el ahorro energético. Las bombillas o los tubos LED consumen mucho menos que los tubos fluorescentes, concretamente según los expertos una cuarta parte de la energía que consumen los fluorescentes tradicionales. Esto es importante tanto para conseguir reducir la factura de la luz a final de mes como también para realizar un gasto energético más eficiente y contribuir al cuidado del medio ambiente reduciendo la contaminación lumínica y energética que hacemos cada año, así como también reduciendo los residuos que producimos, puesto que los tubos LED tendrán una vida útil mucho más amplia.

Se encienden más rápido

Otra de las razones por las que todo el mundo debería cambiar sus antiguos tubos fluorescentes por tubos LED es el encendido instantáneo. Mientras que a los fluorescentes les cuesta mucho más enchufarse los tubos LED se encienden rápidamente y de forma inmediata, sin ningún tipo de parpadeo y con una gran luminosidad. Esto es importante no sólo porque permite ahorrar tiempo y es interesante a nivel estético, sino también porque sirve para evitar un gasto de energía bastante amplio antes de que este tipo de luz funcione de forma eficiente, como sucede con los tubos fluorescentes, que siempre parpadean gastando energía hasta encenderse. Asimismo, con los tubos LED no importa las veces que los enciendas porque esto no afectará a su vida útil, siendo por tanto su desgaste mínimo.

Un consumo más bajo

Por supuesto todo esto se traduce en que el consumo de los tubos LED es mucho menor que el de los viejos tubos fluorescentes. Los tubos LED no incorporan reactancias ni cebadores y por tanto no existe riesgo de que este tipo de sistemas puedan estropearse, con lo que el trabajo de mantenimiento es mínimo y sus costes también. Pero es que además este tipo de tubos LED son el doble de eficientes que los viejos tubos fluorescentes con un consumo que se reduce casi a la mitad. Con 10W de LED se puede sustituir perfectamente un fluorescente de 18W que consumiría hasta el doble de potencia por la reactancia.

Como cuentan con un rendimiento muy alto y con un consumo muy bajo los tubos LED son una gran alternativa para ubicarlos en los hogares, habitaciones, oficinas e instalaciones en las que las luces pasan más tiempo enchufadas, como por ejemplo también los hoteles, los aparcamientos, etc. Para su uso doméstico los expertos recomiendan usar los tubos LED para sustituir los tubos fluorescentes en los garajes y en las cocinas. En poco tiempo esto se traducirá en un gran ahorro en la factura de la luz debido a todas las ventajas que la instalación de tubos LED supone en cualquier hogar.

Sustancias libres de tóxicos

Por último los tubos LED son la mejor alternativa porque no incorporan mercurio ni ningún tipo de gas contaminante en su composición como sucede con los fluorescentes. Además los tubos LED son totalmente seguros porque no emiten rayos UV de ningún tipo y reducen también al máximo las emisiones de CO2 en comparación con los tubos fluorescentes. Es por ello que si quieres evitar cualquier tipo de intoxicación o problema de salud derivado del uso de sistemas de iluminación semi obsoletos y ayudar al medio ambiente con la instalación de sistemas de luz de mayor calidad y eficiencia, sin duda será interesante que cambies cuanto antes los viejos tubos fluorescentes por tubos LED.