Fintech: qué es y cómo funciona la tecnología financiera

De un tiempo a esta parte el término fintech está en boca de muchos. El sector financiero está en pleno auge, y ya no hablamos solo de un crecimiento notorio sino de una serie de implementaciones tecnológicas innovadoras que no parecen tener intención de parar en los próximos años. La aparición de conceptos como las criptomonedas ha hecho que la economía tenga que adaptarse rápidamente a nuevos modelos financieros, y son cada vez más las empresas que optan por esta nueva tecnología para no quedarse atrás. En este artículo te explicamos lo básico que necesitas saber sobre fintech, cómo funciona y cuál es la filosofía que aporta este nuevo sector.

¿Qué es fintech?

Fintech es un sector que tiene como objetivo automatizar, agilizar y optimizar los servicios y procesos financieros de empresas. Debido a lo rápido que se mueve el mundo y a los muchos sectores nuevos dentro de la tecnología que vemos a diario, fintech nace con la vista fija en cuidar y garantizar los intereses tanto de los consumidores como de las empresas, y hoy por hoy se está aplicando a todo tipo de entidades digitales. Se trata de la cumbre de la tecnología financiera actualmente.

Se aplica el término “empresa fintech” cuando hablamos de empresas que ya han integrado esta tecnología dentro de sus mecánicas, y de hecho se trata de una tecnología que poco tardará en comerse a las empresas más tradicionales, pues se adapta con facilidad al mundo presente y al futuro, de ahí que sea tan importante, como empresario, estar informado de este concepto y saber cómo aplicarlo con éxito.

Entre los objetivos de las empresas fintech podemos destacar:

  • Simplificación y optimización de procesos financieros que hoy por hoy requieren de muchos pasos intermedios y de intervenciones de terceros para llevarlos a cabo.
  • Mayor eficiencia en costes de empresa.
  • Ofrecer servicios financieros novedosos y añadir valor a los ya existentes.
  • Hacer que los productos financieros sean más accesibles e incrementar su transparencia, siendo la carencia de esto último uno de los principales problemas del sector financiero.
  • Garantizar soluciones mejores a personas y empresas gracias a las oportunidades que genera y favorece su tecnología.

Se trata de un término que ya cuenta con varios años, habiéndose asentado definitivamente entre 2018 y 2019, pero cuyos orígenes se remontan a la crisis económica de 2008. Tras dicha crisis, una nueva era económica se inicia, y cuando se consolidan las empresas fintech estas se dedican a desarrollar servicios financieros a través de nuevas tecnologías y redefiniendo, de forma necesaria, los servicios bancarios.

¿Cómo funciona fintech?

El funcionamiento básico de las fintech se resume en proporcionar la transferencia de dinero de forma digital, según nos explican desde el portal especializado BitcoInversores. En función del tipo de empresa o sector fintech al que hagamos referencia, las mecánicas para transferir ese dinero serán unas u otras. Un ejemplo de cómo funciona fintech son los pagos móviles, pues se trata de una transferencia de dinero digital directa, sin intermediarios, y que agiliza sobremanera la gestión del pago para el usuario y para la empresa. 

La gestión de una cuenta de ahorro también constituye un buen ejemplo, pues antaño era necesario sacar el dinero físico e ingresarlo en una segunda cuenta, al no existir la posibilidad de mover el dinero de forma digital, pero poder mover el dinero de una cuenta a otra digitalmente facilita mucho la gestión tanto por parte del usuario, que se ahorra la visita física al banco y una serie de pasos más, como del banco.

El crowdfunding es una plataforma fintech en sí misma, en tanto que los usuarios son capaces de transferir dinero directamente desde sus móviles o cuentas bancarias, ya sea en PC o en smartphone, a la cuenta de un tercero desde una página web. En definitiva, son muchos los usos y funciones mediante los cuales operan las empresas fintech, pero la conclusión final de este tipo de tecnología es que es la responsable de que el mundo en el que vivimos actualmente sea al mismo tiempo el mundo del presente y del futuro, pues hoy por hoy es prácticamente impensable no consultar la banca online, realizar inversiones online, comprar en tiendas online, pagar a amigos o comercios desde el móvil… Un mecanismo básico de la vida tal y como la conocemos actualmente.

Sectores fintech

Como comentábamos, son varios los sectores que han requerido convertirse en sectores fintech, y todos aquellos que ofrecen servicios digitales están a la cabeza. Uno de los sectores más destacados es el de la banca móvil, ya que son cada vez más los usuarios que recurren a la banca online, por lo que este notorio incremento de su uso ha tenido que ver como respuesta una adaptación a él. En esta misma línea, los pagos móviles constituyen también uno de los focos de las empresas fintech, ya que estos consisten en facilitar que el usuario pueda realizar transacciones inmediatas y pagar sin dificultades por servicios o bienes, así como realizar transferencias, bizums o cualquier otro tipo de pago que requiera inmediatez y un medio online.

Seguida y evidentemente, el sector blockchain precisa de este tipo de tecnología para poder funcionar con la misma agilidad con la que lo hace, al haber precisamente un crecimiento tan claro en la utilización de criptomonedas, y la realización de préstamos online y créditos supone otro de los sectores más importantes de actuación de las empresas fintech, especialmente desde el uso masivo que está teniendo lugar de plataformas como el crowdfunding.

Poco a poco las empresas fintech van ganando terreno en la tecnología financiera, por lo que se ha convertido en un pilar importantísimo dentro de la economía global, pues hoy por hoy, aun quien desconoce este concepto y sus implicaciones, debe recurrir a él en su día a día ya sea mediante la realización de pagos móviles, consultar tu cuenta bancaria desde tu smartphone o, por supuesto, gestionar criptomonedas si es tu caso.