Qué colchón elegir si tienes dolor de espalda

Muchos problemas de espalda se ven magnificados por el uso de colchones poco estables que no son adecuados a nuestras necesidades y que no nos ayudan a descansar bien ni a levantarnos renovados. Al mismo tiempo, existen colchones que pueden ayudarte a tratar y prevenir los problemas de espalda de forma específica teniendo en cuenta cada dolencia y sus características concretas. A continuación te presentamos los mejores consejos de los expertos para que aprendas qué colchón elegir si tienes dolor de espalda.

Consejos para elegir colchones si tienes problemas de espalda

Prácticamente todo el mundo ha sufrido problemas de espalda en alguna etapa de su historia vital, los está sufriendo en la actualidad o los sufrirá en el futuro. Según los expertos y diversos estudios realizados al respecto, el dolor de espalda es uno de los principales problemas a nivel físico que afecta por igual a hombres y mujeres de todas las edades en cualquier lugar del mundo. Es por ello que uno de los puntos a tener más en cuenta a la hora de elegir un colchón perfecto son los problemas y dolores de espalda, así como, por supuesto, su tratamiento, a fin de reducir su incidencia y conseguir descansar de forma mucho más eficiente protegiendo nuestra espalda de cualquier tipo de dolencia lumbar, dorsal o cervical que pueda presentarse en algún momento de nuestra vida.

Ahora bien, lo cierto es que la mayoría de personas no saben cómo escoger un colchón para tratar su problema de espalda concreto, porque existen muchísimas opciones diferentes, muchas más que problemas de espalda. De esta forma, si bien los expertos resaltan que no hay un esquema concreto que sirva para todo el mundo y que por supuesto no existe un colchón perfecto que vaya a servir por igual para tratar todo tipo de dolencias de espalda, si existen algunas pautas generales a las que puedes atenerte para encontrar una alternativa ideal a nivel de descanso para tratar, mejorar y superar tus problemas de espalda. De esta forma, se debe tener en cuenta cada tipo de dolor de espalda para poder elegir el modelo de colchón perfecto dependiendo de la dolencia que queramos tratar y eliminar por completo para conseguir descansar mejor.

La mayoría de dolores y problemas de espalda se deben a déficits de fuerza y musculatura, sobrecargas, hernias discales y contracturas. Si no tratamos estos problemas y además los empeoramos con un colchón que no se encuentre adaptado a nuestro descanso y necesidades específicas podemos terminar desarrollando problemas crónicos serios de espalda. El tipo de dolor de espalda más común es sin duda la lumbalgia, y en la mayoría de casos los problemas lumbares se producen porque la base de la columna tiene que soportar mucho más peso que el resto del cuerpo.

Para tratar este tipo de problemas de espalda los expertos destacan la importancia de reforzar toda la zona lumbar y también la musculatura de los glúteos, a fin de prevenir futuras lesiones, problemas graves de espalda e incluso pinzamientos que pueden llegar a suceder si no tratamos este problema como es debido.

A la hora de hacer frente a este tipo de problemas físicos en la espalda es también fundamental mantener la zona lumbar bien alineada con toda la columna, lo cual, a la hora de elegir un colchón quiere decir que necesitamos uno que tenga un grado de firmeza alto y una dureza concreta que no sea demasiado excesiva. Entre las mejores opciones encontramos por tanto los colchones viscoelásticos o los de muelles con una buena capa de viscoelástica, de espumación o de látex. Con este tipo de colchones, que resultan firmes pero que no son excesivamente duros, las personas con problemas lumbares no tendrán que estar cambiando de postura toda la noche ni se sentirán incómodas.

Se trata de modelos acolchados y de buena calidad que permiten reducir la presión en esta zona tan complicada de la espalda. Además estos colchones permiten mantener la columna bien alineada y resultan especialmente confortables para todas las personas que padecen este problema en la zona lumbar de su espalda. Si no sabes dónde encontrar colchones para tratar este tipo de problemas de espalda en Hypnia.es cuentas con una selección de modelos especialmente interesantes para tratar tanto los problemas lumbares como otro tipo de problemas y dolores de espalda, a fin de volver a descansar de manera eficiente y despertar con mucha más energía.

Después de la lumbalgia, los dolores cervicales suelen ser los más comunes según los expertos a nivel de dolores de espalda para la población en general. Para este tipo de dolor de espalda debemos buscar unos colchones algo diferentes. Los problemas cervicales suelen suceder porque se trata de una zona más móvil que la parte dorsal. De esta forma, es muy importante escoger un colchón que nos vaya a permitir colocar la columna de la forma adecuada, siendo los colchones de espuma viscoelástica con núcleo HR la mejor alternativa para conseguir un buen descanso al permitirnos una postura correcta y adaptada a nuestro problema de espalda concreto. La firmeza de estos colchones tiene que ser entre media y alta, para poder adaptarlos con el paso del tiempo a nuestra anatomía. Al mismo tiempo, para tratar estos problemas de espalda también se deben escoger almohadas que aporten una comodidad total a la cabeza dándolo mucho apoyo para prevenir más molestias.

Por último, otro de los problemas de espalda que más personas padecen, aunque en menor medida en comparación con la lumbalgia y los problemas de cervicales, son los problemas de dorsales. Se trata de un dolor en una zona intermedia de la espalda. Este dolor puede subir hacia los brazos o hacia el cuello y normalmente se produce por diferentes malas posturas que han ido sobrecargando la espalda.

Para tratar este problema los expertos recomiendan elegir colchones firmes que vayan a proteger nuestra espalda. Además es importante acompañar siempre al colchón de calidad de un almohada resistente. Destacan sobre todo los modelos de viscoelástica que tengan una capacidad potente de adaptación teniendo en cuenta su propia densidad.