Razones para practicar porteo con tu bebé

Razones para practicar porteo con tu bebé

Llevar al bebé pegado a ti es una experiencia increíble y realmente gratificante que desarrolla un sentimiento de protección en el bebé y que ayuda a fortalecer el vínculo entre infante y porteador. Es una oportunidad genial para gestar una estrecha relación entre un padre y su hijo y ayuda a que el bebé permanezca tranquilo y seguro durante todo el tiempo que dure el paseo.

Además, actualmente los sistemas de porteo, ya sean fulares o mochilas portabebé ergonómicas más sofisticadas, ayudan a que el bebé permanezca en una buena posición para el correcto desarrollo de su espalda y su columna vertebral. Hemos querido resaltar todas las ventajas y beneficios que los portabebé para hombres proporcionan tanto al infante como al propio porteador.

Beneficios del porteo padre e hijo

Empezaremos comentando los aspectos que favorecen al bebé cuando lo sacamos de casa utilizando uno de estos dispositivos. Lo principal es que lloran menos ya que, al estar en contacto directo con su padre, se sienten seguros y cómodos y no tienen la necesidad de gritar y quejarse. Además, se ha demostrado que los niños duermen mejor por la noche ya que se cansan más durante los paseos y llegan a casa listos para ser acostados.

Otra ventaja de llevar al bebé en posición vertical es que disminuye el riesgo de padecer un cólico ya que su sistema digestivo se beneficia mucho de la facilidad que esta postura otorga a la expulsión de gases. Por último, este método de transporte basado en el contacto directo ayuda a que los bebés se integren en la vida cotidiana y participen de lo que hacen sus padres.

Pero no tenemos que olvidar a los verdaderos protagonistas que hacen que este método funcione, los padres. En efecto, a vosotros también os aporta una serie de ventajas y beneficios el método canguro que vamos a compartir a continuación.

El contacto continuo entre padre e hijo favorece que se forme una relación muy especial entre el bebé y su padre y, además, la cercanía del infante provoca en el adulto la secreción de una serie de hormonas como las endorfinas, que nos ponen de mejor humor.

Este método aporta confianza y seguridad al padre, que será capaz de reconocer mejor y de darse cuenta antes de las señales que indiquen hambre, sueño, cansancio… Puede parecer poco habitual pero no lo es en absoluto. El hecho de llevar a tu hijo pegado a ti fortalece los músculos de la espalda ya que el peso se reparte en esta zona. De este modo nuestro cuerpo se adapta progresivamente al peso del niño y se tonifica reduciendo en gran medida el dolor de espalda y evitando que adoptemos malas posturas que puedan perjudicarnos.

Consejos para portear

A continuación, os daremos unas pautas y consejos acerca de la correcta posición con la que deberemos transportar a nuestro niño ya que, aunque casi todos los modelos actuales de portabebés favorecen posturas adecuadas, aún hay algunos que pueden lastimar la espalda del bebé.

Es importante que el sostén envuelva completamente el cuerpo del pequeño para que éste se mantenga firme contra el cuerpo del porteador. La espalda del niño debe mantenerse en todo momento lo más recta posible y el bebé deberá ir siempre mirando al portador.

En lo que respecta a las piernas del bebé, éstas deberán ir flexionadas y abiertas intentando mantener un ángulo de 90º. Así favorecemos la llamada “posición de ranita”, en la cual el bebé se encuentra cómodo y mantiene una postura correcta. Las rodillas deben estar en todo momento más altas que el culo.

La cabeza, en ocasiones, no se queda bien sujeta y tenemos que recurrir a otros soportes adicionales que la cubran por completo. Esperamos haberte ayudado a aclarar tus ideas sobre los portabebé, que hayas aprendido algo nuevo y, sobre todo, que a partir de ahora disfrutes de una manera distinta los paseos con tu hijo.