EPIs para electricistas: qué necesitan para trabajar sin riesgo

El sector de la electricidad, al igual que el de la construcción, es uno de los que más riesgos generan para la salud e integridad de los trabajadores. Esto es así debido al peligro al cual se exponen por la potencia e impredecibilidad de la electricidad. A continuación, explicamos cuales son los equipos de protección individual (EPI) más empleados para mejorar la seguridad de los electricistas.

¿Qué es un EPI?

Antes de comenzar de lleno con este artículo, es aconsejable que tengamos en cuenta qué son los EPI para que no haya ningún problema de entendimiento. Los Equipos de Protección Individual se corresponden con cualquier dispositivo o medio que vaya a llevar —o a disponer— un trabajador para protegerse contra los riesgos que pueden amenazar su salud y seguridad durante el desarrollo de una actividad laboral. Para que un EPI sea válido, debe cumplir con unos estándares mínimos exigidos en el marco de la Comunidad Económica Europea, así como por las leyes que se rigen en cada país.

EPIs para electricistas

A continuación, detallamos cuáles son los mejores equipos de protección individual para los electricistas para que puedas protegerte en caso de que tu labor se desarrolle dentro de esta actividad. Eso sí, debes tener en cuenta que no todo sirve para el mismo voltaje, por lo que debes mirar las especificaciones de cada EPI, como en el caso de los guantes o de la ropa aislante. Estos son:

Equipos aislantes

Estos equipos van recubiertos con partes activas y masas que los convierten en aislantes. Normalmente están destinados para electricistas que trabajen con electricidad de alta tensión. Se incluyen aquí las cubiertas aislantes, las capuchas aislantes, etc.

Cascos aislantes

Los cascos aislantes son de vital importancia para mejorar la seguridad de los trabajadores. Estos son empleados en instalaciones de baja tensión. Los mismos cuentan con un protector para la cabeza y una pantalla para evitar que la electricidad pueda afectar a los ojos.

Protector facial

Como comentaba arriba, la seguridad facial es otro de los puntos que debe cubrir los EPIs para electricistas. Normalmente, para ello se suelen emplear máscaras protectoras o pantallas en los cascos. En ambos casos, lo que se pretende evitar en la presencia de un arco eléctrico que impacte directamente contra el rostro a causa de un cortocircuito.

Guantes protectores

Fundamentales son los guantes debido a su exposición a la electricidad, y es que las manos son los que más cerca están de ella. Estos deben ser aislantes para evitar las electrocuciones, además de reducir la temperatura térmica ocasionada por la electricidad. En la actualidad existen un total de 6 tipos de guantes que funcionan dependiendo de la tensión eléctrica que son capaces de resistir. La diferencia entre cada tipo se basa, sobre todo, en el grosor del guante, la longitud, la tensión con la cual han sido probados y la tensión máxima que son capaces de resistir.

Si estás buscando unos guantes para complementar tu equipo de protección individual, en el siguiente enlace puedes encontrarlos, así como otros complementos igual de necesarios para la protección personal: https://www.equipodeproteccionindividual.net/.

Ropa aislante

La ropa aislante es, así mismo, de vital importancia para mejorar la seguridad de los electricistas. Actualmente podemos encontrar diferentes tipos de prendas que sirven para trabajar con una potencia mayor o menor. Según la Unidad de Normalización Española, UNE, podemos encontrar varios tipos de prendas aislantes destinadas a la protección individual. Estas son:

  • Prendas antiestáticas: Estas prendas sirven para evitar la acumulación de cargas electrostáticas que puedan derivar en explosiones o incendios. Este tipo de prendas no pueden ser empleadas ante las corrientes de tensión eléctrica. Esta ropa evita la formación de chispas o incendios.
  • Prendas de protección para trabajos de baja tensión: En este caso nos encontramos con las prendas que están destinadas para cubrir actividades en las cuales la tensión no es muy elevada. Esta debe ser utilizada por los electricistas cualificados que operen con tensiones eléctricas inferiores a los 500 V (en corriente alterna) y a 750 V (en corriente continua).
  • Prendas de protección para trabajos de alta tensión: Estas son las prendas preparadas para trabajar con una mayor carga eléctrica. Son las más elevadas en el campo de la electricidad. Las mismas tienen forma de mono y cubren todo el cuerpo a excepción de las extremidades. Las mismas pueden ser utilizadas para tensiones de corriente alterna inferiores a los 800 kV y a los 600 kV en corriente continua. Esta ropa está protegida contra los efectos del arco eléctrico que puede ocasionarse a causa de un cortocircuito. La misma está preparada para aislar del calor.