Pros y contras del control horario obligatorio

En la actualidad el control horario obligatorio se ha vuelto una realidad en todas las empresas. En este artículo analizamos el control horario y todas sus implicaciones en las empresas y presentamos las principales ventajas y desventajas de su aplicación. Sigue leyendo para conocer los principales pros y contras del control horario obligatorio.

Ventajas del control horario obligatorio

Lo primero que debes saber es en qué consiste el control horario obligatorio en las empresas u organizaciones. El control horario de los trabajadores, antes voluntario, se tornó obligatorio en nuestro país desde mediados del 2019, cuando entró en vigor la ley que establece que las empresas deben registrar las jornadas de cada trabajador.

Los registros deben ser diarios y en ellos se tienen que incluir los horarios de entrada y de salida de la empresa. Del mismo modo, los trabajadores con jornadas parciales también deben registrar su jornada laboral a diario. Este registro o control horario obligatorio debe incluir las horas ordinarias y las extraordinarias. El documento debe entregarse a los trabajadores, a los representantes sindicales y a los comités de empresa, y tendrán que conservarse durante cuatro años.

Una de las principales ventajas del control horario obligatorio para los trabajadores es la confianza y la transparencia que transmite este control por parte de la empresa. Al contar con un control horario los empleados sabrán el tiempo que han trabajado cada día, cada semana y cada año. Además, el control horario les abre la posibilidad de revisar el tiempo que han trabajado en cada momento, y les permite controlar también las horas extras que han hecho. De esta manera, los trabajadores podrán controlar de forma más flexible su jornada laboral y se sentirán mucho más valorados en el trabajo.

Por otro lado, con el control horario también mejorará la autoestima de los empleados. Gracias a este control ellos mismos serán los que gestionarán su trabajo y los que podrán tomar las decisiones necesarias sobre cuándo, cómo y dónde van a realizar sus tareas (siempre con el beneplácito de la empresa).

Por otro lado, el control horario permitirá a los trabajadores identificar por ellos mismos en qué horarios son más productivos. De esta forma podrán organizarse para hacer todas las tareas más importantes en esos momentos, aprovechando al máximo todo su tiempo.

Además, el control horario obligatorio permitirá a los empleados planificar toda su jornada de trabajo para lograr conciliar su vida laboral y su vida personal de manera mucho más eficiente. De esta forma los trabajadores podrán establecer los horarios que les resulten más favorables en cada momento para trabajar mejor y disfrutar más de la vida.

Asimismo, para la empresa el control horario obligatorio también tiene muchas ventajas. Por ejemplo, el control horario se vuelve necesario en las empresas cuando se aplica cualquier tipo de política de flexibilidad laboral, ya que permite gestionar mejor los horarios de los empleados. De esta manera, es fundamental para los directivos y responsables del departamento de recursos humanos el animar a los trabajadores a cambiar de mentalidad respecto a este punto, cambiando del concepto de “control horario” al de “registro horario y gestión de la jornada laboral”.

Este tipo de control horario debe enfocarse por tanto hacia la mejora de la motivación, y por tanto también de la productividad de los trabajadores, y no como un castigo o un control exhaustivo hacia ellos.

De esta manera, el control horario obligatorio se torna una herramienta realmente interesante para conseguir reducir al máximo el absentismo laboral, sobre todo en caso de que se trate de un absentismo laboral no justificado, ya que al tener que fichar todos los trabajadores se sienten mucho más comprometidos con su trabajo.

Del mismo modo, otra ventaja del control horario obligatorio en la actualidad es que se trata de una eficiente herramienta para cumplir con la legislación vigente actualmente, ya que desde mediados del año 2019 es obligatorio registrar la jornada laboral de todos los trabajadores, incluso en la modalidad de teletrabajo.

Si quieres conocer más datos sobre el control horario obligatorio, todas sus ventajas, y diferentes herramientas digitales prácticas para poder implementarlo de forma muy eficiente en tu empresa, en https://www.kenjo.io/es/control-horario puedes revisar muchos más datos sobre este tipo de monitorización para las jornadas diarias de todos los trabajadores de una empresa.

Desventajas del control horario obligatorio

Del mismo modo, el control horario obligatorio en el trabajo cuenta también con algunas desventajas para los trabajadores y para la propia empresa. En primer lugar cabe reseñar que la implantación drástica de un sistema de control horario obligatorio puede suponer que los empleados desarrollen un rechazo directo hacia este tipo de sistemas de control. Sin duda todos los cambios cuestan y son complicados, y si se enfocan de forma directa hacia una vigilancia total a los trabajadores, sin duda será muy difícil fomentar su aceptación entre los trabajadores.

Del mismo modo, si no se sabe justificar de forma natural y beneficiosa para los trabajadores la adopción de esta medida, sin duda afectará de forma muy negativa a la motivación de los empleados, quienes se sentirán vigilados y percibirán el control horario obligatorio como una falta de confianza de la empresa hacia los empleados. De esta forma, resulta fundamental comunicarlo de forma eficiente a los trabajadores, destacando todas las ventajas de forma transparente para que estos puedan sentirse favorecidos por este tipo de control horario obligatorio y valorar sus ventajas por encima de sus desventajas.

Por último, sin duda el control horario obligatorio es beneficioso para las empresas, pero una desventaja para todos aquellos trabajadores acostumbrados a alargar las horas del almuerzo y adaptar sus horarios a su máxima comodidad sin tener en cuenta los requerimientos mínimos de la empresa. Si bien esto es positivo en el caso de los trabajadores que tenían que mejorar su rendimiento, es algo que habrá llevado a muchos trabajadores eficientes, pero acostumbrados a organizar sus propios horarios, a tener que replantearse su posición dentro de la empresa.