12 ejercicios para surferos que puedes practicar en casa

Cuando hablamos de surf, podemos decir que es más que deslizarse por las olas. Para poderlo disfrutar y practicar es importante estar en buena forma física. Es fundamental tener potencia, equilibrio, coordinación y fuerza para poder ser un buen surfista encima de la tabla. Pero estar en forma no es cosa de un día para otro, sino que es importante entrenarse para conseguir los resultados esperados. Con la ayuda de Onean, expertos en surf, te vamos a exponer una serie de ejercicios con los cuales te será más fácil ponerte en forma en casa para que practicar surf te resulte más fácil.

1- Rotación de tronco

El objetivo de este ejercicio es que puedas fortalecer tus hombros y así te sea más fácil adoptar la posición ideal sobre la tabla. Para conseguirlo, tienes que coger un balón medicinal e irlo moviendo. Si tienes de la ayuda de otra persona, esta te podrá indicar hasta donde tienes que moverlo. Así el ejercicio será evolutivo y te será más fácil practicarlo.

2- Duckdiving pushup

El movimiento del “patito” en la table es muy importante. Con la ayuda de este ejercicio de flexión prepararemos la espalda y ganaremos fuerza y flexibilidad.

Para desarrollarlo tenemos que separar las piernas y colocar las manos a los lados de la cabeza. Levantamos los glúteos y comenzamos a elevar poco a poco la espina dorsal. Comenzamos por la zona cervical, luego torácica y finalmente la lumbar.

3- Deltoides

Uno de los ejercicios más conocidos y que dan muy buenos resultados. Con la ayuda de un fitball, apoyamos el vientre sobre la pelota. Sepamos las piernas en paralelo a los hombros. Soltamos la bola y levantamos los brazos hacia atrás. Eso hace que se tense la espalda. Es un ejercicio muy útil para potenciar la musculatura de la espalda, sobre todo en superficies inestables como la tabla de surf.

4- Burpees

Ejercicio completo a través del cual trabajas la resistencia, fuerza y coordinación. Todo es muy importante a la hora de hacer una buena sesión de surf en el mar. Además, se trabajan muchos músculos del cuerpo, de aquí que sea muy beneficioso.

Comenzamos con una sentadilla tocando el suelo. A continuación, impulsamos las piernas hacia atrás y hacemos la flexión de brazos. Para finalizar deshacemos todos los pasos anteriores hasta quedarte de pie otra vez. Finalmente hacemos un salto lo más alto posible.

5- Planks

El objetivo es fortalecer la fuerza del core. Para realizar este ejercicio nos tumbamos sobre una colchoneta con el cuerpo recto. Ahora nos apoyamos en el suelo con las puntas de los pies y los codos y el antebrazo. Finalmente colocamos los codos a la altura de los hombros. El objetivo es tensar los músculos abdominales durante unos segundos. Dependiendo del nivel de resistencia, se pueden hacer más o menos sesiones. Se recomienda apostar por una evolución para obtener los resultados esperados.

6- Pliometría

Un ejercicio realmente sencillo pero eficaz. Solo hay que hacer varios saltos de sentadillas seguidos. Si te parece poco, puedes incluir un ejercicio de vallas y así hacer que sea más duro y el entrenamiento más completo.

El objetivo del ejercicio es potenciar las piernas y así tener resistencia para mantenerse sobre la tabla de pies con más facilidad. Es un ejercicio muy importante a la hora de tener éxito sobre la tabla.

7- Flexión de brazos con apoyo dinámico

Tenemos que buscar una superficie dinámica para poder hacer flexiones pectorales. El objetivo es crear fortaleza sobre una superficie instable. Eso ayuda a que la inestabilidad de la tabla sea más fácil de controlar en el agua. Una vez que estás preparado, solo tienes que hacer flexiones clásicas de pecho. Son fáciles y te aportarán fortaleza.

8- Plank lateral

Nos estiramos sobre el costado izquierdo y apoyamos todo el peso sobre el codo y antebrazo. Poco a poco levantamos el cuerpo con el objetivo de conseguir una línea recta. Para obtener buenos resultados es muy importante contraer los abdominales y tensar el vientre. Ahora solo queda levantar el brazo derecho y aguantar en la posición medio minuto. Después repetimos la operación, pero con el otro brazo. Si te ves con fuerza y buscas más resistencia, también puedes levantar la pierna y así conseguir una mayor tensión.

9- Escalera de agilidad

Su principal objetivo es aumentar la velocidad y coordinar el cuerpo de una manera más profesional.

Se pone una escalera sobre el suelo y tenemos que ir colocando el pie en cada peldaño simulado levantando en cada movimiento al máximo la rodilla. Así vas avanzando y vas realizando el entrenamiento fácilmente.

10- Extensión de piernas sobre fitball

Con la ayuda de un fitball, ponemos los pies sobre la bola y nos apoyamos al suelo con las manos con posición de flexión. Manteniendo la espalda recta, doblamos las rodillas con el objetivo de intentar acercar la pelota sin mover las manos al suelo, y luego la volvemos a desplazar hacia atrás. Cuando le cojas el truco, puedes añadir al ejercicio una flexión de brazos que hará que el ejercicio sea todavía más completo.

11- Equilibrio dinámico y estático

Ejercicio tradicional con el cual se busca mejorar la estabilidad y así conseguir fortalecer las articulaciones. Es otro ejercicio que resulta de gran ayuda a la hora de conseguir mantenerse en la tabla.

Lo importante es realizar el ejercicio sobre una superficie ligeramente inestable que nos obligue a trabajar un poco más la coordinación para mantener el equilibrio. Si notas que es demasiado fácil, pide a un amigo que te lance una pelota para intentarla coger. Puedes usar plataformas como surfsetfitness, foam roller o bossu entre otras.

12- Apnea

Para acabar, te recomiendo hacer ejercicios de respiración. Aprender a aguantar la respiración sobre el agua es fundamental para no ahogarse o pasarlo mal cuando nos caemos al agua. A la hora de practicar esta actividad, puedes optar por la apnea estática, dinámica o en el agua. Practicar las tres opciones quizás sea la mejor opción porque te permitirá estar más preparado cuando realmente caigas al agua y el ejercicio se vuelva algo necesario. Sin olvidar que hay que tener el control y nunca ponerse nervioso.