¿Cuándo es rentable usar renting para comprar un coche?

¿Cuándo es rentable usar renting para comprar un coche?

Te estás planteando comprar un coche y alguien te ha hablado de la opción del renting pero no terminas de estar del todo seguro/a. Revisa este artículo para conocer en qué supuestos o casos resulta interesante usar el renting para adquirir un coche. Echa un vistazo a nuestras recomendaciones y seguro que todo te queda mucho más claro.

Qué es el renting y cuando es rentable

En primer lugar debes conocer las diferencias principales entre el leasing y el renting. Con los dos tipos de arrendamiento se paga una cuota y se obtiene un bien, en este caso un vehículo. Ambas surgen como una forma de arrendamiento para las empresas, pero el renting sobre todo ya ha dado el salto también para los particulares. Gracias a este tipo de arrendamiento se incluyen en la cuota mensual desde el alquiler del coche hasta sus seguros y averías, en la mayoría de ocasiones (quitando de algunos supuestos).

Este tipo de contrato de arrendamiento o de forma de disponer de un vehículo se ha extendido actualmente desde las empresas hasta los particulares, pasando por los autónomos. Si te encuentras en esta situación, pues tienes una sociedad o eres autónomo, sin duda el renting tiene muchas ventajas fiscales para ti, porque se trata de un gasto que podrás restar sin problemas tus ingresos.

Si eres un particular que trabaja por cuenta ajena el renting no puede ofrecerte ventajas financieras, pero sin duda sigue siendo una opción muy interesante y a tener en cuenta porque gracias a este tipo de arrendamiento solamente tienes que pagar una cuota mensual, ya que en la mayoría de los casos esto lo habrás pactado e incluido ya en tu contrato de arrendamiento.

Para valorar si te va a resultar rentable deberás revisar durante la firma del contrato los kilómetros que vas a contratar, ya que finalmente si le vas a sacar rentabilidad o no a este tipo de arrendamiento se va a determinar en gran medida por el uso que le vayas a dar al coche. Durante la firma de contrato te pondrán un número de kilómetros. Si no llegas te harán un descuento, pero si te pasas deberás abonar tú una cantidad por kilómetro superado. Lo mejor es contratar los kilómetros ajustando al uso que vayas a darle, y darle un uso intensivo. Si no te vas a ajustar a los kilómetros y vas a tener que pagar después de más sin duda no es una fórmula acertada, pero si simplemente necesitas un vehículo para un uso esporádico, normalmente tampoco suele ser una de las mejores fórmulas, y existen algunas mejores que puedes seleccionar.

Fuente de la imagen: v4bleasing.com

Cuando es rentable el renting

El renting también es interesante porque no tienes obligación alguna de adquirir el vehículo cuando finalice el contrato de arrendamiento. Si eliges el leasing como fórmula para disponer de un vehículo tampoco tienes porque comprarlo cuando finalice el contrato, pero normalmente la mayoría de empresas y particulares sí utilizan este tipo de fórmula de arrendamiento para adquirir después el vehículo.

En resumen, los principales supuestos en los que recomendamos el uso del renting son para particulares (pues aunque no existen ventajas fiscales si pueden disfrutar de otro tipo de ventajas) y para autónomos ya que sí cuentan con ventajas fiscales como ya se ha explicado. En el caso de los particulares, recomendamos el renting para todas aquellas personas o familias que hacen un uso intensivo de sus vehículos (siempre contratando los kilómetros bien ajustados en el contrato de renting) y tienen que cambiarlos cada 4 o 5 años, con lo que no les resulta realmente interesante el adquirir un vehículo nuevo cada vez (fuente).

Si por contra haces un uso esporádico del coche o lo utilizas muy poco para ir a trabajar, sin duda será más rentable adquirir un vehículo antes de valorar este tipo de arrendamientos y de fórmulas diferentes, especialmente interesantes para empresas, autónomos y particulares que se encuentren en el supuesto que ya hemos explicado.

Compartir Esta Entrada