Cuckolding: qué es y en qué consiste esta práctica

Si bien la infidelidad continúa estando mal vista y suele ser una de las principales causas de ruptura en muchas parejas, existen nuevas tendencias que no dejan de crecer y están muy relacionadas con la infidelidad. En este artículo te hablamos en concreto del cuckolding. Sigue leyendo para conocer qué es y en qué consiste la práctica del cuckolding.

Qué es y en qué se basa el cuckolding

El cuckolding es una tendencia que no deja de crecer y que no pasa desapercibida a nadie que oye hablar de ella. La palabra que la describe proviene de lo que en inglés querría decir “poner los cuernos”. El cuckolding se inició como una preferencia sexual de un nicho de personas bastante reducido, pero ha ido ganando adeptos hasta convertirse en un fenómeno masivo al que cada año se suman más y más parejas.

Básicamente, el cuckolding consiste en que una persona con pareja tenga relaciones con otra persona y luego le cuente al detalle la experiencia a su pareja. Obviamente esto debe suceder con el consentimiento de ambas personas de la pareja, y lo que se busca es que se reavive la llama de la pasión en la pareja para que puedan volver a disfrutar de sus relaciones íntimas como hace tiempo que no lo hacían pensando en esa fantasía. Cabe reseñar que en la mayoría de casos suele ser la mujer la que mantiene las relaciones con otro hombre que no es su pareja, aunque cada vez existen más modalidades que abarcan a todo tipo de parejas.

Según los expertos, y como hemos podido comprobar chateando en chateamos.net/chat/cornudos.php con varias personas que han probado este tipo de experiencias en sus relaciones, se trata simplemente de un tipo de relación abierta que básicamente consiste en tener relaciones con otras personas y después contarle la experiencia en detalle a la pareja.

La mayoría de parejas abiertas se permiten unas a otras el tener relaciones con otras personas, pero siempre cumpliendo con algunas pautas como que las relaciones deben ser únicamente sexuales y que deben contarse todos los detalles del encuentro cuando la otra persona quiera saberlos. Del mismo modo, resulta fundamental el uso de profilácticos para evitar cualquier tipo de problema sexual.

Es importante tener en cuenta que el cuckolding no tiene nada que ver con el poliamor, ya que únicamente implica un encuentro íntimo y sexual con otra persona, sin sentimientos y sin empezar a desarrollar una relación personal más allá de lo carnal.

Es interesante como las parejas que practican cuckolding suelen reunirse y contarse sus experiencias por Internet en diferentes comunidades y foros dedicados al intercambio de parejas. Los expertos explican como para las parejas abiertas la fantasía completa a la perfección la historia, dejando de lado el relato real. De esta manera, el cuckolding debe centrar su discurso en contar cómo fue la experiencia a nivel sexual con la tercera persona, con lo que la forma de relatarlo y la fantasía es lo que excitaría a la persona que no participó en el encuentro.

De esta manera, es una forma de convertir el relato en un fetiche, y también una forma según los expertos de cuestionar la monogamia y de desafiar el vínculo para no romper el acuerdo establecido previamente con la pareja. Además, los profesionales coinciden en que el cuckolding es una práctica que tiene como objetivo el lograr niveles altos de excitación introduciendo a otras personas a nivel sexual en la relación de pareja, pero es fundamental que ambas personas lo tengan claro para evitar los celos o los reproches. Así, es importante según los profesionales el saber tomar la decisión de si se quiere implementar esta práctica en la rutina de la pareja, o de si se quiere continuar con ella en caso de que esté trayendo más problemas que beneficios a la rutina diaria.

Los fetiches son ampliamente estudiados por los profesionales de la psicología especializados en el ámbito de la sexualidad, preguntándose en muchos casos qué es lo que lleva a estas parejas a querer ver al otro en una relación sexual con otra persona o a que les cuenten esa experiencia. Según muchas teorías, esto tendría que ver con la bisexualidad, mientras para otros esto tendría que ver con el punto de libertad que este tipo de prácticas aportan a las relaciones.

Por último, aunque cabe reseñar que se trata de una práctica que cada vez está más extendida en el mundo, los expertos coinciden en que en la práctica son más las parejas que fantasean con esto que las que lo experimentan. De hecho, en la actualidad suele ser más común el introducir a una tercera persona en el acto que el saber que la pareja está teniendo relaciones con otra persona sin poder controlarlo.

Son muchas las personas que buscan nuevos estímulos porque se aburren de la monotonía y quieren probar nuevas prácticas más arriesgadas para conseguir excitación. De esta manera, para los expertos, cuando una persona heterosexual, sobre todo si es el hombre, se atreve a ver a su mujer con otro hombre y a animarla a ello, sin duda se está produciendo una doble transgresión de las normas sociales.