Las averías más comunes de una impresora y cómo arreglarlas tú mismo

Las impresoras son un tipo de herramienta muy interesante para las oficinas, empresas y también para los hogares, pero el paso del tiempo y un uso intenso pueden suponer que vayan apareciendo pequeñas averías. Si quieres solucionar estos problemas sin tener que llamar a un técnico a continuación te contamos cuáles son las averías más comunes de una impresora y te damos algunos consejos para arreglarlas tu mismo. Sigue leyendo para conocer los mejores tips y recomendaciones para hacer frente a las averías en tu impresora.

No puedes encender la impresora

Uno de los problemas o averías más comunes que suelen tener las impresoras es que directamente no se enciendan. En este caso los expertos recomiendan revisar el estado del cable que la conecta a la corriente (y por supuesto revisar primero que tienes luz). Si no estás seguro/a de si está bien conectado te recomendamos desconectarlo por las dos partes y conectarlo de nuevo para ver si se ha aflojado. Además, si no es la primera vez que te pasa deberías contactar con el servicio técnico para que te cambien el cable. Si el cable funciona bien revisa que el botón de encendido no está bloqueado y que también funciona normalmente.

Tu dispositivo no la reconoce

También puede suceder que el dispositivo (teléfono, tableta, ordenador, etc.) que estés utilizando no reconozca la impresora. En este caso revisa si el problema viene del cable USB. Puede ser que dicho cable o el conector se encuentren dañados. Si es así simplemente tendrás que cambiarlos. Por otro lado, si se trata de una impresora inalámbrica tendrás que comprobar también que no hay problemas en la red. También puede ser que el problema se daba al controlador de la impresora porque a veces éste puede ser antiguo u no existir. De esta forma, revisa online cuál es el controlador más reciente para tu modelo de impresora e instálalo cuanto antes para arreglar el problema.

Colores pobres

También puede suceder que los colores de la tinta de tu impresora se muestren poco brillantes y débiles en el papel. Como nos explican desde A4Toner, en estos casos lo que puede pasarle a tu impresora es que los cartuchos o el tóner pueden estar agotándose, con lo que será fundamental cambiarlo cuanto antes. También puede ser que no hayas usado un consumible original y debas acoplar bien el tóner o el cartucho compatible. Revisa el estado de la tinta y cambia el consumible si fuese necesario. Si algunos símbolos o letras no se imprimen bien también puede deberse a que el cartucho se encuentre obstruido. En estos casos recomendamos hacer un completo proceso de limpieza a nuestra impresora.

Atascos de papel

Los atascos de papel en las impresoras son sin duda una de las averías más comunes que existen. La mayoría de la gente suele tirar del papel en estos casos pero no es una buena ida porque puede llegar a romperse, quedarse dentro e incluso dañar la impresora al forzarla. Es mejor que abras la impresora por arriba para sacar el papel cuidadosamente. Si tu impresora no puede abrirse por arriba revisa el manual de instrucciones para encontrar una buena solución.

Además para evitar los atascos de papel dentro de la impresora es importante revisar antes de poner los folios que éstos no están curvados y que vas a poder introducirlos cómodamente en la impresora.

Mensajes de error

Muchas veces las impresoras suelen mostrar mensajes de error. Como cada impresora es diferente en este caso debes tener en cuenta si se trata de una impresora con pantalla, pues en estos casos tendrás que seguir las instrucciones que aparezcan en ella para solucionarlos, o de una pantalla con timbres y avisos sonoros, en cuyo caso te recomendamos revisar el manual de impresión para solucionar el problema.

El software no va bien

En algunos casos el que da problemas es el software de la impresora. Para arreglar este problema los expertos recomiendan desinstalarlo, reiniciar el equipo y visitar el sitio web del fabricante para instalar la última versión.

Siempre una página en blanco

Cuando sale una página en blanco siempre que imprimes algo puede deberse a que hay algún error con la cantidad de consumible. Por otro lado, si esto te sucede únicamente una vez deberías revisar si el documento que has enviado a imprimir llevaba alguna hoja en blanco, porque esto suele ser más común de lo que pensamos.

La impresora no detecta el consumible

Por último, si la impresora no detecta el cartucho o el tóner tendrás que apagarla y encenderla para volver a instalar los consumibles eliminando siempre antes la tira de protección que llevan para no causar un atasco ni tener problemas con la impresora. Si aún así tu impresora no funciona bien te recomendamos restablecerla. Para ello puedes buscar en Internet tu modelo de impresora y algunos consejos del fabricante para restablecerla.