Guía definitiva para tu proceso de selección: 10 pasos para el éxito

El proceso de selección de nuevo personal en la empresa es sumamente importante, puesto que gracias a este proceso podrás contar con empleados que cubran tus exigencias y objetivos de rendimiento dentro de tu negocio y por lo tanto, obtendrás mayores beneficios. Para que el proceso de selección sea un auténtico éxito, hemos elaborado una serie de pasos en esta guía que tendrás que planificar con tu equipo de trabajo para que los resultados sean los esperados y el trabajador o trabajadores que se incorporen a la plantilla sean perfectos para tu empresa.

Análisis y detección de necesidades

El primer paso que todo empresario o equipo de RRHH debe hacer antes de realizar una selección de personal es analizar cuáles son las necesidades que se deben de cubrir en la empresa o para el puesto en particular. Saber qué es lo que hace falta en cada sitio puede ayudar a focalizar mejor el perfil del empleado, aunque si este tiene más habilidades y es más versátil, mucho mejor.

Selección activa o pasiva

Tienes que buscar la manera de reclutar a tus nuevos empleados. La primera y más habitual es la de promover una oferta de empleo para que los candidatos se vayan apuntando y presentando sus currículos, por otro lado, esta la pasiva, que es cuando se va buscando de manera independiente a la persona a contratar, siendo el candidato pasivo.

Recepción de candidaturas

Una vez que has decidido las necesidades y la modalidad del proceso de selección, será el momento, en el caso de haber usado el método clásico recoger todos los CV.

Preselección de los candidatos al puesto

Cuando ya tengamos la cantidad necesaria de CV o incluso cuando ya hayamos cerrado la recepción de los mismos o la búsqueda de profesionales por las redes sociales o plataformas de empleo, será el momento de hacer la primera criba, debiendo de revisar aquellos que tienen el perfil profesional que buscamos, quedándonos con aquellos que más nos interesan en primer lugar, para luego, aquellos que no cuentan con lo que se necesita, descartarlos. Este es un trabajo que requiere bastante tiempo, aunque en la actualidad existen programas o software que ayudan a que este proceso se realice de manera automática, consiguiendo ahorrar mucho más tiempo, con el fin de dedicarlo a cumplir otros objetivos (fuente: bizneo.com/es-mx/).

Pruebas

Es importante plantear una serie de pruebas para comprobar que el candidato realmente cumple con lo que nosotros buscamos, tanto en calidad como en rapidez de ejecución. Estas pruebas van a variar según el sector en el que nos encontremos.

Entrevista

Aquellos que hayan pasado las pruebas de selección, será el momento de realizarles una entrevista en el que es importante dictaminar una serie de preguntas y de pautas para comprobar si la persona que tenemos delante es la elegida para cubrir el puesto de trabajo que ofrecemos o no.

Valoración y decisión

Una vez que se han entrevistado a todos los candidatos, el equipo de RRHH deberá de reunirse, valorar cada uno de los aspectos a tener en cuenta y finalmente decidir de cuál es el perfil que más se aconseja añadir a la empresa.

Contratación

Una vez que se ha elegido al candidato o a los candidatos para cubrir los puestos de trabajo, se deberá de realizar la contratación conforme con el nivel académico que tienen y también con el puesto que van a cumplir, en esta reunión se aclararán todos los puntos importantes para que no quede ningún hilo suelto.

Incorporación

El trabajador se incorporará a su puesto el día acordado, explicándole los primeros días los trabajos que tiene que realizar con el fin de que pueda familiarizarse durante una semana o dos de todo lo que rodea a la empresa.

Seguimiento

Finalmente, y una vez que ha cumplido con las primeras semanas dentro de la empresa, el equipo de recursos humanos deberá de realizarle un seguimiento con el fin de ver cómo va evolucionando su trabajo y si se adapta bien al puesto.