La realidad sobre la hipnosis para dejar de fumar

Si te estás preguntando si en verdad se puede dejar de fumar con la hipnosis, en este artículo te vamos a dar las respuestas que estás buscando. Pero antes de entrar en detalles, quiero dejar claro que el paso año se estima que cerca de tres millones de personas dejaron de fumar. Pero a pesar de este importante descenso, fumar sigue siendo un gran problema para la sociedad porque todavía hay millones de fumadores.

Lo que sí está claro es que casi todos los fumadores han intentado al menos una vez en su vida dejar de fumar. Pero en muchas ocasiones tras un gran esfuerzo la persona vuelve a fumar porque la tentación es muy grande.

¿Por qué es difícil dejar de fumar?

Hay que tener en cuenta que el tabaco es adictivo, lo cual hace que la gente que fuma tenga muchos problemas a la hora de dejar de fumar definitivamente. No es lo mismo intentar dejar de fumar que conseguirlo definitivamente. Por supuesto, si lo consigues, no cometas de volver a fumar o te engancharás con mucha facilidad.

En cierta manera se puede decir que fumar es como una droga, debido a que provoca un gran problema de adicción.

Según nos han comentado InstitutoSomosValencia, expertos en hipnosis, el verdadero problema de no poder dejar de fumar se encuentra en el subconsciente, debido a que se sigue teniendo una imagen de fumador. Teniendo en cuenta los datos que nos han dado, la hipnosis es una gran herramienta a la hora de dejar de fumar con éxito. Es una técnica que consigue que el 80% de los fumadores dejen de fumar y de ese porcentaje solo el 2.5% vuelven a recaer en el hábito. Esto significa que dejar de fumar a través de la hipnosis es muy interesante.

Y es que a la hora de dejar de fumar no solo hay que conseguir que el fumador deje de fumar, sino que también hay que eliminar sus hábitos para que fumar no se le pase por la cabeza y vuelva a recaer. Es decir, la hipnosis busca conseguir que el tabaco no se le pase por la cabeza, como tampoco se le pasa a una persona que no es fumadora. Es decir, en cierta parte es como eliminar esa necesidad para evitar que se pueda recaer a medio o largo plazo.

¿Cómo funciona la hipnosis en los fumadores?

Hay que dejar claro que la hipnosis no es como la imaginamos por las películas, sino que es diferente y bien realizada pueda dar muy buenos resultados en buena parte de los pacientes que se someten al tratamiento. Por supuesto, la hipnosis no es 100% efectiva, pero sí que ofrece una efectividad alta.

Cuando hablas a la gran mayoría de personas sobre la hipnosis, siempre se nos viene a la cabeza una cuenta atrás, sueño, pérdida de consciencia y poder… Pero te podemos asegurar que eso no es cierto, es cosa de las películas. Según nos han comentado los expertos a los que hemos consultado, la persona que está siendo tratada en todo momento es consciente de lo que está pasando, no se queda dormido y mucho menos se pierde el control.

El principal objetivo de la hipnosis es conseguir un grado de bienestar elevado, a través del cual se consigue eliminar la ansiedad, en este caso provocada por el deseo de fumar. Con esto la persona coge fuerza y en consecuencia consigue sentirse segura en sí misma. Todo esto provoca que sea mucho más fácil mantener los propósitos y pueda llegar a sentir indiferencia por el tabaco. Si el tabaco es visto con indiferencia, no solo resultará mucho más fácil dejar de fumar, sino que la probabilidad de volver a fumar será muy baja. De aquí que un buen porcentaje de personas tengan muy buena opinión sobre este tipo de tratamiento. La principal ventaja de este tipo de tratamiento es que el paciente puede dejar de fumar sin pasarlo mal, cosa que sucede si dejamos de fumar de propio intento.

Si te estás preguntando cual es la duración del tratamiento, en este aspecto no te puedo dar una respuesta fija. Hay que tener en cuenta que la persona puede dejar de fumar el primer día, en unas semanas… todo dependerá de su voluntad. Pero como el tratamiento se realiza sin esfuerzo, entonces no se hace cuesta arriba y los resultados casi siempre son positivos.

No hay que olvidar que la hipnosis no solo sirve para conseguir que una persona pueda dejar de fumar, sino que tiene muchos otros objetivos como controlar el dolor, la obesidad o incluso puede resultar de gran ayuda a la hora de luchar de manera directa contra las fobias. Todo está en nuestra mente y bien trabajado se puede eliminar.

Mensajes positivos para luchar contra el tabaco

Este tipo de tratamientos siempre son realizados por personal especializado que sabe cómo tiene que atacar al paciente para que elimine ese mal hábito. Por ejemplo, el primer día se le hace preguntas para que el paciente comience a darse cuenta de que el tabaco realmente no es bueno y no tiene sentido en su vida.

Se ha demostrado que la nicotina cuando baja el nivel en sangre lo que hace es que el sistema nervioso y la ansiedad aumenten y no se relaje todo de nuevo hasta que no se vuelva a obtener un nuevo chute de nicotina. De aquí que los chicles de nicotina ayuden también a dejar de fumar. Aunque realmente no son tan efectivos como el tratamiento de la hipnosis porque seguimos añadiendo nicotina al cuerpo. Es decir, se ha demostrado que el tabaco no es lo que realmente calma al fumador, sino que lo que le calma es la nicotina. Si se fumase un cigarro sin nicotina no conseguiría la tranquilidad que necesita, debido a que los niveles de nicotina seguirían siendo bajos. Para obtener buenos resultados también se apuesta por la relajación del paciente para que entre en el subconsciente y así pueda poco a poco ir borrando su imagen de fumador. Eso solo lo puede hacer el paciente, es decir, no lo puede hacer el profesional como sale en las películas.

Para que te hagas a la idea, la media de sesiones para conseguir buenos resultados suele ser de unas 5 sesiones y dependiendo a los profesionales a los que acudamos, la sesión puede tener un precio mayor o menor. Pero como suele dar muy buenos resultados, merece la pena realizar esa inversión. Es más, si consigues los resultados esperados te ahorrarás mucho dinero en tabaco.