Cómo entrenar con pulsómetro y beneficios de su uso

Cómo entrenar con pulsómetro y beneficios de su uso

Conoce cómo entrenar de forma eficaz usando un pulsómetro para lograr mejorar tu rendimiento y aprovechar tus sesiones de entrenamiento al máximo. En este espacio te contamos todos los beneficios del uso del pulsómetro para tu entrenamiento.

Cómo entrenar con pulsómetro

Si te has decidido a entrenar en serio y mejorar tu forma física sin duda utilizar un pulsómetro en tus sesiones deportivas será la mejor opción para conseguir aprovechar al máximo cada entrenamiento.

Lo primero que debes hacer para empezar a entrenar con pulsómetro es calcular tu frecuencia cardíaca máxima y tu frecuencia en reposo. La máxima la puedes calcular con la fórmula 220-edad pero realmente esta forma de obtenerla no es muy realista porque cada persona tiene un estado de forma y sin duda todo el mundo de la misma edad no tiene la misma frecuencia máxima. Es por ello que te recomendamos realizarte una prueba de esfuerzo con buenos profesionales ya que será la manera más exacta con la que vas a poder obtener tu frecuencia cardíaca máxima y además revisar que te encuentras en un óptimo estado para la práctica deportiva.

Una vez que ya conozcas cuál es tu frecuencia cardíaca máxima deberás identificar tu frecuencia cardíaca en reposo. Para saber este dato bastará con ponerte tu reloj y medir tus pulsaciones al despertarte. Después saca la media y esta será tu frecuencia cardíaca en reposo.

En este momento el siguiente paso es calcular los diferentes intervalos para poder entrenar con pulsómetro de forma eficiente. Se denominan intervalos de entrenamiento o zonas de entrenamiento y hay cinco diferentes que hacen alusión a los distintos niveles de esfuerzo (algunos profesionales incluso identifican 6 zonas, pero la última está reservada a atletas élite).

Si el esfuerzo máximo será un 100 % las zonas más altas contarían con un esfuerzo de entre el 90 y el 100% por parte de los atletas mientras en la zona 1 el esfuerzo sería de entre un 50 o un 60 por cien. Así, haciendo entrenamientos diferentes en cada una de las zonas se consiguen trabajar partes muy diferentes dentro de la forma física de un atleta y es por ello que entrenar con pulsómetro resulta mucho más completo y eficiente si se hace bien.

Por supuesto hay que tener claro que las zonas de pulsaciones nunca son fijas para los atletas ya que van cambiando con el paso del tiempo y con su estado de forma y es por ello que es importante ir recalculando estas zonas de entrenamiento, así como también realizarse pruebas de esfuerzo al menos una vez al año si se practica ejercicio intenso a fin de comprobar que todo está en su sitio y podemos continuar haciendo deporte y entrenando sin problemas.

Es muy importante, como nos aconsejan en este artículo especializado, trabajar bien en cada entrenamiento, sobre todo si nunca se ha entrenado antes. No hay que tener prisa y hay que aprovechar cada entrenamiento al máximo pero también descansar para poder asimilar muy bien las cargas con pulsómetro y sacarles el máximo partido posible.

Beneficios de usar pulsómetro

Entrenar con pulsómetro aporta muchísimos beneficios tanto a nivel de preparación física como a nivel de salud en general a todo tipo de atletas. Si entrenas con pulsómetro conocerás tus zonas de entrenamiento y podrás trabajarlas mucho mejor con lo que tus progresos en cualquier deporte serán más rápidos y tu forma física mejorará mucho más rápidamente, pero también de forma más estable y segura.

Un pulsómetro te enseña a conseguir tus objetivos y a conocerte a ti mismo/a porque te avisa de cuando te estás pasando o de cuando no estás esforzándote lo suficiente permitiéndote añadir o quitar carga según te encuentres ese día. Es por todo ello que un pulsómetro te impulsará y te motivará a conseguir tus objetivos ya que llevarás un control de tus progresos y tus sensaciones se volverán algo palpable, algo que podrás entender para después aprender de ello y seguir trabajando de cara a mejorar tu estado físico y tu conocimiento de ti mismo/a para poder superarte en las competiciones o simplemente sentirte mejor contigo mismo/a.

Por último, aunque no es lo más importante, además de permitirte monitorizar mucho mejor tu salud (que esto sí es importante), con un pulsómetro podrás saber las calorías exactas que estarás quemando en cada ejercicio pero también en tu vida diaria, lo cual será especialmente interesante para las personas que necesitan perder peso.