Cómo llegar a ser jugador profesional de póker

Ser jugador profesional de póker no está al alcance de todo el mundo, pero si crees que cuentas con las cualidades adecuadas y te gustaría profesionalizarte en el mundo del póker, existen algunos consejos a tener en cuenta para convertirte en un experto. A continuación te presentamos los mejores tips y recomendaciones de los expertos para llegar a ser jugador profesional de póker.

Consejos para convertirse en jugador profesional de póker

Si te estás planteando llevar tus partidas de póker al siguiente nivel para convertirte en profesional, lo primero que debes tener en cuenta es que vas a tener que exigirte más. Desde luego no será lo mismo dedicar al póker tu tiempo de ocio que convertirlo en tu trabajo, con lo que tienes que estar preparado/a para hacer sacrificios a nivel mental y para invertir mucho tiempo en tu aprendizaje y progreso.

Al convertir el póker de una afición a tu profesión debes valorar que vas a tener que vincularte mucho más con esta actividad, que necesitarás tomártela en serio, que tendrás que estudiar y que practicar todos los días. Además, como vas a jugar durante más tiempo es fundamental también que establezcas un plan de acción que te permita gestionar el proceso emocionalmente, y también gestionar tu día a día para conseguir una mayor eficiencia y productividad.

Para convertirse en un jugador profesional de póker hace falta tiempo, paciencia y dedicación.

Al mismo tiempo, también será fundamental aprender a controlar, no sólo la técnica, sino tu mente y tus emociones, ya que esto puede ser lo más complicado de volverse profesional. El aprender a gestionar el juego emocionalmente a largo plazo determinará que tengas éxito o que fracases como jugador profesional de póker.

Pero, antes que nada, será clave que optimices al máximo y mejores todo lo que puedas tu técnica. Es decir, que si tienes una buena mentalidad podrás dar lo mejor de ti técnicamente hablando, pero sin una técnica adecuada y una mejora constante de nada servirá tener la mejor mentalidad del mundo. De esta forma, debes trabajar técnicamente todos los días, entrenar tu concentración, fomentar tu motivación, cuidar tu autoestima y proteger la estabilidad en tu vida. Pero, sobre todo, en un primer momento la clave para convertirte en profesional es crear una buena base técnica con conocimientos sobre el póker y muchas herramientas que te ayuden a progresar.

Sin duda al principio lo que marcará la diferencia serán tus conocimientos, tu técnica y cómo aprendas a aplicarla, y no tanto la gestión emocional. Con lo que en un primer momento, en tu transición hacia el mundo profesional del póker es clave que trabajes la técnica todo lo que puedas.

Conforme vayas avanzando ya podrás preocuparte poco a poco de la gestión emocional, que será la que marcará la diferencia, ya que en los niveles más altos las diferencias técnicas entre los expertos son bastante ligeras.

Así, para empezar los expertos recomiendan crear un plan de acción enfocado en el apartado técnico. Lee muchos artículos, revisa vídeos e incluso apúntate a clases de póker con profesionales. Puedes encontrar mucho material gratuito antes de tener que pagar para seguir aprendiendo. Cuando vayas mejorando será el momento de empezar a enfocarte en la mentalidad y en corregir los típicos fallos mentales.

Piensa que cuanto más tiempo pase más te costará corregir tus errores, así que es importante aprender a hacer las cosas bien desde el principio y corregir los fallos lo antes posible. A nivel mental las estrategias tardarán entre tres meses y medio año en producir efectos, así que de nuevo: debes tener paciencia.

Clave también resulta el tener en cuenta que puedes tener mucho talento, pero si no tienes actitud para ponerlo en práctica esto no significará nada. El talento te facilitará el camino sólo si la actitud quiere. De esta forma, si consigues encontrar la actitud adecuada y tienes el talento podrás convertirte en profesional en el mundo del póker.

Para ello, es fundamental adoptar una actitud que te ayude a alcanzar todos tus objetivos. La actitud se puede desarrollar con mucha práctica, rutinas, ganas y hábitos potenciadores que te permitan convertirte en un gran profesional. Si aprendes a entrenar todos los días para mejorar en el póker conseguirás todas tus metas. Tus acciones son las que definen tus resultados.

Por otro lado, hemos contactado con varios profesionales del mundo del póker en HabWin, una potente plataforma de póker online, y nos han especificado algunos obstáculos a los que deberías prestar atención desde el principio para poder superarlos y convertirte en un jugador profesional de póker exitoso.

Primero que nada, explican que de nada sirve la queja. En el póker hay que aprender a aceptar las pérdidas y las malas rachas, y no quedarse estancados en ellas, porque seguro que llegarán, sino asumirlas y seguir avanzando.

Al mismo tiempo, es fundamental no desarrollar apegos al resultado. Si te apegas demasiado al resultado pensando en la parte económica tu posibilidad de éxito estará disminuyendo notablemente. No te obsesiones, no mires en exceso las gráficas y dedícate a hacer lo que mejor sabes hacer: jugar al póker con tu máximo potencial.

Esto está también muy relacionado con el tema del Tilt, que básicamente sobreviene a muchos jugadores cuando se dan cuenta de que están siguiendo una estrategia que no es la más adecuada. El Tilt es un bloqueo, frustración o confusión que no te permite jugar bien después de un fallo en una partida o torneo, y debes trabajar para evitarlo desde el principio si quieres convertirte en un gran profesional del póker.

Por otro lado, aunque probablemente no te pase al principio, ten por seguro que conforme vaya pasando el tiempo, si tienes apego al resultado, aparecerá la desmotivación. Para vencerla tendrás que centrarte en las soluciones y no en los problemas.

Asimismo, cuando empieces a trabajar para convertirte en un jugador profesional de póker es probable que te encuentres con un desequilibrio grande entre la teoría y el juego. Ni deberías pasarte “estudiando”, ni deberías pasarte “jugando”. Es fundamental encontrar el equilibrio perfecto entre teoría y juego para convertirte en un profesional teniendo en cuenta tu situación personal. Conforme ya tengas más clara la teoría podrás pasar a dedicar mucho más tiempo a la práctica sin problemas.

Por último, es fundamental trabajar la concentración cada día y mantener controlado el ego. En caso contrario estarás limitando en gran medida tu propio progreso y condicionando tu éxito como jugador profesional de póker.