6 maneras de financiar la compra del coche

Gracias a la financiación no hace falta tener el total del capital necesario para comprar un vehículo. Ahora podemos adquirir un vehículo y pagarlo a plazos. Esto hace que buena parte de la población pueda comprar un coche nuevo. Si todavía no conoces las muchas opciones de financiación de un coche nuevo, te recomiendo seguir leyendo para encontrar al alternativa más ventajosa según tus intereses.

Financiación en el concesionario

Es una de las opciones más usadas como leemos en esta sección de coches financiados de HRMotor. Parte de la culpa la tienen los descuentos que suelen ofrecer los concesionarios a los clientes que deciden comprar el vehículo y financiarlo a través de su financiera.

Este sistema destaca por financiar el vehículo de manera sencilla y si a esto sumamos el descuento extra, hace que para ojos del cliente esta alternativa sea muy atractiva. Pero hay que tener claro que en ocasiones el interés es más elevado que con otras alternativas, es decir, antes de firmar siempre hay que comparar y no dejarnos llevar por la palabra descuento.

Financiación bancaria

A través de los préstamos bancarios también podemos conseguir la financiación que nos permitirá disfrutar de un coche nuevo. En el mercado hay una amplia variedad de préstamos coche entre los que elegir. Si comparamos seguro que encontramos algo que se adapte a nuestras necesidades.

Por regla general, las mejores opciones las vamos a encontrar a través de nuestro banco. La nómina tiene un gran valor, lo que significa que las condiciones siempre serán más favorables, es decir, el interés y la vinculación serán más bajos. Por supuesto, la comparación hará que realmente podamos encontrar una línea de crédito con un interés económico.

Financiación online

Gracias a internet tenemos muchas más vías a la hora de conseguir financiación. Al contrario de lo que pueden pensar muchas personas, a través de empresas de préstamos privadas podemos conseguir financiación a intereses que en ocasiones pueden ser más baratos que los intereses de los bancos.

Hay muchas empresas entre las que comparar. Si encuentras una buena oportunidad de financiación, antes de firmar es importante que leas bien todas las condiciones para ver que realmente vas a contratar lo que te interesa. La ventaja de los préstamos online es que en ocasiones el interés Tin es bajo y no tiene comisiones, esto se traduce en que la TAE final es muy competitiva.

Renting y Leasing

Hasta hace poco esta opción de financiación se veía como una opción interesante para las empresas y autónomos. Pero las cosas están cambiando y muchos particulares la están viendo como una alternativa. Eso sí, al ser particular no te puedes beneficiar de todos los beneficios fiscales que si van a disfrutar los autónomos y empresas.

La ventaja de esta opción es que tenemos la financiación 100% aprobada y luego podemos decidir si renovar el coche, comprarlo o cancelar. Tiene puntos positivos por lo que te animo a informarte un poco más sobre este sistema de financiación.

Alquiler con opción de compra

En muchos sitios se le conoce como sistema multiopción. Con este sistema tendrás que dar una entrada y luego pagar una cuota mensual durante X mensualidades. Durante ese tiempo tendrás el coche en propiedad. Pasado el tiempo acordado a través del contrato, el cliente es el que decide si quiere comprar el coche por el precio pactado o decide cancelar el contrato. Por supuesto, en el caso de apostar por la cancelación podrá optar por adquirir un nuevo vehículo con ese sistema.

Dependiendo del concesionario, el sistema se parece más o menos al renting y puede incluir gastos como el seguro o los gastos de mantenimiento. A cambio de poderte olvidar de todo, menos echarle gasolina, tendrás que pagar una cuota mensual. Eso sí, normalmente este tipo de contratos siempre van vinculados a un máximo de km al año.

Con tarjeta de crédito

Esta última opción de financiación puede ser apta a la hora de comprar un vehículo de segunda mano que no sea muy caro. Muchas tarjetas nos ofrecen un límite de financiación de unos 3000 euros, aunque en ocasiones esa cifra puede ser superior.

La ventaja de usar la tarjeta de crédito es que el dinero lo tenemos aprobado, es decir, no tendremos que andar con papeleos. El punto negativo de este sistema es que en ocasiones el interés puede ser muy alto. Eso provocaría que cancelar el préstamo nos resultase complicado, sobre todo si lo tenemos que abonar a largo plazo. Si vas a usar esta opción, infórmate bien de las condiciones del crédito a través de la tarjeta para evitar problemas futuros, sin olvidar ver las posibles comisiones.