Préstamos con ASNEF durante la pandemia

La pandemia no solo está afectando a nuestro día a día, también ha afectado de manera directa a la economía de las familias y de las empresas. Con la parada radical de la economía, muchas familias y empresas se han visto abocadas a solicitar financiación rápida para conseguir hacer frente a sus gastos y no declararse en quiebra. Todo eso ha provocado que durante la pandemia el número de solicitudes haya crecido con fuerza, debido a que la falta de liquidez es una realidad para buena parte de la población.

Los préstamos rápidos se han presentado como una buena opción para conseguir dinero con rapidez durante la pandemia. Eso sí, los últimos datos nos han mostrado que la tendencia de financiación ha cambiado radicalmente por el confinamiento. Antes del Covid-19 el método más usado era el de pedir dinero en el banco. Pero con el confinamiento, los préstamos online han sido los grandes protagonistas. La ventaja de este tipo de préstamos es que nos permiten conseguir liquidez sin tener que usar un medio presencial. Solo hay que entrar en la web que nos interese y realizar la petición. Todos los trámites son online, es decir, no hay ningún riesgo de contagio.

¿Cómo puedo solicitar un préstamo online?

Si nunca has pedido dinero por internet, puede parecerte complicado. Pero cuando te pongas manos a la obra te darás cuenta de que el proceso es muy sencillo. Incluso se podría decir que la petición de dinero es más sencilla y rápida que si lo hacemos a través de una oficina bancaria.

Por suerte, la pandemia nos ha pillado con la digitalización bastante avanzada, lo cual ha permitido que las personas interesadas en un préstamo lo pudiesen pedir a través de internet fácilmente. Si nos llega a pillar hace unos años, las cosas no hubieran sido tan sencillas.

Para pedir un préstamo online, lo primero que tenemos que hacer es tener claro cuánto dinero necesitamos para poder hacer frente a la deuda o necesidades económicas que vamos a tener. Siempre hay que pedir el dinero necesario para pagar los intereses justos. Tan malo es pedir demasiado dinero como poco.

Cuando tenemos la certeza de que es lo que queremos, es el momento de comenzar a comparar entre las diferentes opciones. Gracias a internet, las comparaciones son realmente sencillas y rápidas. Cuando tenemos la línea de crédito rápida que nos interesa, es el momento de dar el último paso, realizar la solicitud. El trámite se puede realizar fácilmente rellenando un formulario y mandando unos pocos datos personales. Una vez aceptado, tendremos que firmar. Eso sí, antes de realizar la firma tenemos que leer bien las condiciones para tener la certeza de que realmente es la financiación que nos interesa. En ocasiones puede haber pequeños cambios. El borrador no tendrá validez, lo que tendrá validez será el préstamo que firmemos.

Cómo conseguir créditos online con ASNEF

A la hora de solicitar préstamos con asnef es fundamental pedir el dinero a través de una empresa seria que nos garantice que vamos a obtener buenos resultados. Un ejemplo lo tenemos con Creditoparticular, pero hay muchas opciones entre las que elegir.

Es importante saber que no todos los minicréditos online son préstamos ASNEF. Hay algunos que sí lo son y otros no, es decir, hay que leer bien sus características para ver si realmente podemos acceder al dinero. Dentro de este rango podemos pedir minipréstamos desde 50 euros y préstamos con más capital que pueden darnos 50000 euros o incluso más. Solo hay que elegir la mejor opción según las necesidades de cada uno.

Para poder acceder al préstamo ASNEF, solo hay que cumplir una serie de requisitos pequeños y sobre todo tener claro cuál es el importa que queremos solicitar. Una vez que hemos encontrado a la empresa ideal, el siguiente paso es el de presentar la solicitud para que la empresa haga un estudio. Realizado el estudio, el cual es rápido, recibiremos una repuesta rápida de sí nos ha sido o no concedido. Si hemos tenido suerte, solo tenemos que aceptar y rápidamente nos harán la trasferencia. Por supuesto, una vez firmado, nos comprometemos a devolver el dinero según lo pactado. Si no lo hacemos a tiempo, tenemos que abonar los intereses oportunos por los retrasos. En el caso de que una empresa préstamos ASNEF nos rechace la solicitud por cualquier motivo, siempre tenemos la opción de intentarlo con otras empresas que nos interesen.

Requisitos para solicitar un minicrédito con ASNEF

La ventaja de este tipo de financiación frente a las entidades bancarias es que suelen ofrecer la financiación con más facilidad. Son menos exigentes, de aquí que, si el banco te ha denegado el préstamo, con esta opción seguramente puedas conseguir el dinero que estás buscando.

Para solicitar un préstamo con ASNEF, lo primero que hay que hacer es rellenar un pequeño formulario, al igual que se hace con los préstamos tradicionales. Para poder acceder al dinero, es fundamental ser mayor de edad, presentar el DNI, disponer con una cuenta bancaria y un teléfono móvil a través del cual se recibirán las notificaciones. Los estudios son rápidos, por lo que en un periodo de tiempo pequeño podemos tener respuesta.

Eso sí, antes de aceptar el préstamo es fundamental leer bien las condiciones del mismo para tener la certeza de que es lo que estamos buscando. Hay préstamos que con un pequeño aval como la nómina nos concederán el dinero. Pero si necesitamos grandes cantidades de dinero, entonces tendremos que presentar un aval inmobiliario. Dependiendo de su valor, podremos acceder de más o menos financiación. Pero la ventaja es que, a cambio de ese aval, no importa si estamos registrados en un listado de morosidad o no. Siempre vamos a poder conseguir el dinero porque el capital del aval siempre será superior al capital que solicitamos de la financiación.