Qué es la movilidad articular y para qué sirve

La movilidad articular es una actividad necesaria para mantener nuestro cuerpo en perfecto estado y prevenir lesiones y enfermedades. A continuación nuestros expertos te cuentan qué es la movilidad articular, cuáles son sus características principales y para qué sirve este tipo de movilidad. Además, te presentan algunos ejercicios de movilidad articular especialmente interesantes para trabajar el tronco, las rodillas, los hombros y los tobillos de forma eficiente y segura.

Qué es movilidad articular

La movilidad articular son los movimientos que se realizan con las articulaciones, tanto en rutinas específicas como también dentro de otras rutinas de entrenamiento. Además, si vamos a realizar entrenamientos de cardio o de fuerza es interesante incluir ejercicios de movilidad articular antes y después de la actividad para que las articulaciones no sufran ningún tipo de lesión. Los puntos del cuerpo con los que deberíamos realizar este tipo de ejercicios son el cuello, los tobillos, las caderas y los hombros.

Para poder realizar entrenamientos de movilidad articular de forma eficiente y segura, resulta fundamental conocer la capacidad individual de cada usuario para poder optimizar los ejercicios de movilidad articular y proteger todos los elementos del cuerpo involucrados en los movimientos.

Para qué sirve la movilidad articular

Muchas personas piensan que lo más importante en los entrenamientos es entrenar sus músculos para ganar fuerza o realizar entrenamientos aeróbicos para ganar resistencia, pero esto no es del todo cierto, si ejercitamos los músculos o practicamos otro tipo de actividad física, sin duda resulta fundamental el tener en cuenta el resto de elementos que componen nuestro cuerpo para prevenir lesiones.

Los tendones, las articulaciones y los ligamentos son partes del cuerpo que debemos cuidar y entrenar para poder rendir bien. Esto es clave porque, junto con los músculos, son partes del cuerpo que influirán de forma notable en todos los movimientos que realizaremos durante nuestros entrenamientos. Si no entrenamos regularmente estas partes de nuestro cuerpo podemos sufrir desgarros y lesiones.

De esta manera, como nos han contado los profesionales del entrenamiento de FiveStarsFitness, entrenar la movilidad articular es clave para prevenir este tipo de lesiones, pero además nos ayudará a mejorar nuestra frecuencia cardíaca y a dilatar nuestras vías respiratorias. Esto permitirá que la sangre se distribuya mejor por nuestro cuerpo, con mucho más oxígeno, y mejorará también todos los procesos neuromusculares del cuerpo.

Ejercicios de movilidad articular para el tronco

Del mismo modo, es interesante tener en cuenta que los ejercicios de movilidad articular también deben convertirse en una parte importante de nuestra rutina diaria, ya que activan nuestra capacidad de movimiento, nos ayudan a prevenir lesiones, a que la sangre circule mejor por el cuerpo, mejoran el deslizamiento de nuestros tejidos conectivos y reducen el riesgo de padecer enfermedades como la artrosis.

Uno de los mejores ejercicios de movilidad articular para el tronco, que involucra además muchas más articulaciones, es el puente. Para realizarlo debes ponerte boca arriba, con las rodillas flexionadas casi al noventa por ciento, y colocar los brazos ubicados hacia la cabeza, siempre apoyando la palma de la mano hacia el suelo, a la altura del cuello. Del mismo modo, debemos elevar el tronco y formar con arco con las piernas, con el tronco y con los brazos, metiendo la cabeza siempre hacia dentro. Entonces quedaremos fijos en el suelo con los pies y con las manos y tendremos que bajar hacia la posición inicial y repetir después. Se trata de un ejercicio de movilidad articular muy completo y eficiente para casi todo el cuerpo.

Ejercicios de movilidad articular de rodilla

Por otro lado encontramos los ejercicios de movilidad articular de rodilla. Entre ellos cabe reseñar la flexión, que se realiza aproximando las rodillas hacia el glúteo, teniendo cuidado con no automatizar el proceso con una posición errónea.

Del mismo modo, también deberíamos ejercitar la extensión desde el movimiento de flexión. En este caso tendremos que alejar los talones de los glúteos. Finalmente, debemos trabajar la rotación. Este tipo de movimiento se realiza moviendo en círculos los pies desde la flexión de la rodilla, rotando la tibia sobre el fémur.

Ejercicios de movilidad articular para hombros

Si queremos realizar ejercicios de movilidad articular con los hombros debemos colocarnos boca abajo y extender todo el cuerpo y los pies. Entonces empezaremos a describir círculos con los brazos estirados, siempre sin tocar el suelo. Tendremos que mover los brazos desde la dirección de la cabeza, con la posición de aplaudir en las manos, hasta las caderas o hasta la zona lumbar de la espalda, siempre moviendo los hombros en círculos. Este tipo de ejercicio activa la musculatura de la espalda, las piernas y los brazos, con lo que es fundamental para cuidar tu salud.

Ejercicios de movilidad articular de tobillos

Finalmente, otra de las partes del cuerpo que solemos olvidar y que resulta fundamental ejercitar porque mantiene el peso de todo el cuerpo, son los tobillos. En este caso debemos realizar ejercicios de flexión, de extensión y de eversión. La flexión se realiza acercando las puntas de los pies hacia la parte anterior de la tibia. El principal problema con este ejercicio es que muchas personas suelen desviarse hacia la eversión o hacia la inversión. Es por este motivo que resulta fundamental adelantar el pie por la línea media, siempre evitando este tipo de desviación.

Por otro lado, encontramos los ejercicios de extensión. En este caso se trata de alejar el dorso del pie de la parte anterior tibial. Los errores más frecuentes de este tipo de ejercicios son las desviaciones a inversión eversión, con lo que es clave buscar la linea media de nuevo.

Finalmente, para los ejercicios de tobillo de eversión se debe aproximar el borde externo del pie hacia el maléolo peróneo. Los errores más frecuentes en este caso son el intentar compensar la posición con una flexión plantar, lo cuál puede ser peligroso para nuestras articulaciones.