Qué se necesita para tener una moto de agua

¿Estás pensando en comprarte una moto de agua, pero tienes dudas? Aquí estamos para ayudarte y resolver todas tus preguntas. A lo largo de este artículo vamos a dar respuesta a las preguntas más comunes para que puedas ver si realmente debes tener o no una moto de agua. Lo importante es tener claro que la diversión es lo primero, pero también hay que tener en cuenta otros aspectos para que todo salga perfectamente.

1 Qué hace falta para tener una moto de agua

Como sucede con las motos de carretera, para poder pilotar una moto de agua de manera legal hacen falta conocimientos y sobre todo un carnet que nos permita pilotar la moto.

Es verdad que coger la práctica a la conducción de la moto no suele ser complicado. En unas pocas sesiones se puede aprender a pilotarla y desde ese momento se comienza a mejorar el pilotaje. Pero la práctica no es lo único importante, también es fundamental contar con alguno de los siguientes permisos:

  • Patrón de moto náutica C: para poder conseguir el carnet hay que hacer un doble examen. Hay que realizar un examen teórico y otro práctico. El examen se realiza a través de las Federaciones de Motonáutica. Una vez aprobadas ambas partes se obtiene el carnet con el cual se puede pilotar motos de hasta 55CV. El carnet se puede conseguir a partir de los 16 años con permiso paterno o cuando se es mayor de edad.
  • Patrón de moto náutica B: para poder obtener el patrón es necesario haber obtenido con anterioridad el patrón C. Una vez obtenido el carnet se puede pilotar motos de hasta 110 CV. Eso sí, en este caso las pruebas son realizadas por la propia comunidad autónoma o por la Dirección General de Marina Mercante.
  • Patrón de moto náutica A: tiene los mismos requisitos que el patrón B, pero con la ventaja de que una vez obtenida la licencia se puede conducir motos de cualquier cilindrada.
  • Licencias náuticas superiores: no hay que olvidar que las personas que cuenten con carnet superior como patrón de yate o capitán pueden conducir una moto de agua sin tener que sacar el patrón. Eso se debe a que se considera una licencia superior.

2 En qué consiste el mantenimiento de una moto de agua

Para ver si realmente nos interesa tener una moto de agua o no, es fundamental comprender cuál es su mantenimiento. Una vez que sepas cual es el mantenimiento mínimo de la moto podrás comprobar si puedes mantenerla o no.

1- Limpieza: la moto de agua normalmente va a funcionar en agua salada. Eso significa que después de cada uso hay que limpiarla correctamente para tener la certeza de que nos va a durar mucho tiempo. La sal no es una gran aliada, de aquí que la limpieza sea necesaria después de cada uso. Para realizar la limpieza se recomienda usar agua dulce con la cual retirar con facilidad la sal acumulada. Es importante realizar una limpieza por toda la moto y si quieres obtener mejores resultados es una buena idea usar algo de jabón neutro. Así la limpieza será mucho más profesional. Para rematar la limpieza te recomiendo usar un anticorrosivo que hará que la moto quede en perfectas condiciones para su próximo año.

2- Usa plataformas flotantes: las plataformas flotantes se presentan como la mejor opción para mantener la moto de agua alejada del agua salada. Eso evita que la sal pueda dañar la moto y en consecuencia nos dure mucho más tiempo. En la actualidad hay una amplia variedad de plataformas flotantes especiales para las motos de agua. Una buena opción puede ser la plataforma para moto de agua que ofrecen en PlataformasyPantalanesFlotantes.com. Hay diferentes opciones entre las que elegir y seguro que encontrarás lo que buscas. Lo importante es que te ayudarán a mantener la moto fuera del agua y así evitarás que la sal la dañe cuando no la estás usando. Recuerda, la plataforma te será de ayuda para limpiarla con profesionalidad.

3- Lubrica correctamente la moto: es importante que revises la moto cada ciertos usos para ver si cuenta con una buena lubricación. Cuando notes que no es la correcta, solo tendrás que usar un producto de lubricación adecuado y así la volverás a dejar como nueva.

4- Cuidado al conducirla: lo que todo el mundo busca a la hora de pilotar una moto es pasarlo bien. Pero si la moto lleva bastante tiempo sin usarse, los primeros minutos deben ser suaves. El objetivo es que todo cuadre bien y la moto coja fuerza de nuevo. Si la fuerzas desde el primer momento, lo más probable es que sufra y en consecuencia sea más fácil que se estropee. Una vez que la moto esté caliente ya la podrás usar sin miedo. No olvides llevar siempre el salvavidas por si caes al agua.

3 ¿Cuánto cuesta tener una moto de agua?

Tras conocer qué carnet necesitas para pilotar la moto de agua y los cuidados que necesitará, es el momento de conocer los precios a pagar. Antes de entrar en detalles quiero dejar claro que hay que comprar la moto y luego mantenerla. Por ejemplo, si no dispones de una plataforma flotante, tendrás que alquilarla o comprarla para que la moto esté a salvo de la sal.

A la hora de adquirir una moto de agua te darás cuenta de que hay una amplia variedad de opciones entre las que elegir. Elegir no siempre es fácil, pero lo bueno es que ese amplio abanico de opciones nos permite adquirir la moto que mejor encaja con nuestro presupuesto.

Si optas por una moto de agua nueva y económica, debes saber que los modelos más básicos tienen un precio inicial de unos 6000 euros. En cambio, si quieres una moto de más calidad y con más cilindrada entonces tendrás que destinar más presupuesto. El precio de una buena moto puede rondar de los 12000 a 20000 euros. Pero no siempre hace falta comprar lo mejor para disfrutar de una buena experiencia. Un ejemplo lo vemos en la moto SeaDoo Gti de 130 CV la cual tiene un precio de unos 13000 euros. Ese modelo puede ser una buena opción.

Al coste de la moto hay que sumar el coste de sacarse el carnet si todavía no se dispone del mismo. Sin olvidar el precio de la plataforma flotante, accesorios, transporte y equipo para poder pilotar la moto sin ningún miedo. Recuerda, siempre tienes que tener una buena equipación para evitar daños en caso de accidente con la moto. El salvavidas es necesario y suele tener un precio de unos 50 euros, mientras que un traje de neopreno puede costar unos 150 euros.

Una vez realizada la inversión te darás cuenta de lo divertido y entretenido que es pilotar una moto. Te puedo asegurar que no te arrepentirás de haber gastado ese dinero en cuanto comiences a pilotarla.