12 trucos de jugadores de póker online profesionales

Aunque la base para llegar a ser un jugador de póker profesional es practicar y practicar para conocer de primera mano la dinámica de las mesas de juego, nunca está de más conocer el punto de vista de quien ya ha tocado el cielo para que nos cuente un poco más acerca de lo que supone ser jugador profesional de póker y a qué trucos podemos recurrir para ser imbatibles durante las partidas.

Trucos de un jugador muy ‘pro’ de póker online para arrasar en las mesas

Existen muchos factores que decidirán tu suerte durante las partidas de póker online, y uno de ellos es la experiencia. Al margen de que debas depurar tu técnica o ampliar tus conocimientos, lo mejor es que conozcas las mejores formas de exprimir al máximo tus opciones de ganar para experimentar el póker online desde otra perspectiva. ¿Te atreves con estos doce trucos profesionales avalados por grandes figuras del póker online?

1.- Domina la baraja. Vamos a empezar por lo básico: la baraja de cartas. Igual que ocurre con otro tipo de barajas, tu cerebro debe asociarlas enseguida para procesar con suma agilidad las jugadas. La verdadera partida se juega en la cabeza de los jugadores, y para ello es fundamental que seas capaz de manejar todas las variables. Nada de eso se consigue sin tener un profundo conocimiento de las cartas.

2.- Registra cada jugada. La memoria fotográfica es un rasgo habitual entre los jugadores profesionales de póker. No te preocupes si no la tienes: la irás desarrollando con el tiempo. Si quieres hacer gala de un truco para batir a los rivales de menor rango y empezar a ganar sin ser todavía un jugador profesional, aprovecha la inexperiencia de los jugadores más novatos para registras sus jugadas y jugar con tus probabilidades mientras te mantienes impertérrito en la mesa.

Esto es fundamental para batir en el futuro a los jugadores más experimentados, que manejan al dedillo todas estas variables para batir a sus rivales. Es el primer paso para convertirte en todo un profesional, así que échale ganas.

3.- Céntrate en una variante. Existen varias formas de jugar al póker, pero la más común es el Texas Hold’Em. No te compliques y no trates de manejar todo aquello que escapa a tu control: como puedes elegir la mesa y la variedad con la que jugar, siempre podrás escoger aquella opción que te resulte más cómoda. Ten en cuenta que seleccionar la modalidad de póker correcta es fundamental para exprimir todos los resquicios a tu favor, así que trata de avanzar en una sola dirección: llegarás antes y más lejos.

4.- Es tan descarado, que queda enmascarado. Hay que tener mucho cuidado con los faroles, ya que son muy peliculeros, pero pueden dejarte en una situación muy embarazosa. El truco es echarle morro y controlar por completo el lenguaje de tu cuerpo para no dar pistas a los rivales. Ten en cuenta que las únicas pistas que tienen tus contrincantes sobre ti es lo que tú les dejes ver, así que indúceles a error y, si vas a por el farol, ve a lo grande. El póker es un juego de probabilidades, y si decides ir a contracorriente puedes pillar desprevenidos a tus rivales, que se quedarán a cuadros cuando descubran tu verdadera jugada.

5.- Estudia matemáticas. No existe ningún jugador profesional de póker que no se haya formado, antes de, o durante su trayectoria como jugador de póker, en matemáticas, probabilidad y estadística. Si no controlas los números no tienes nada que hacer en una mesa de póker, así que aprovecha tus jornadas ociosas para ampliar conocimientos.

Lo bueno del póker online es que puedes jugar para aprender en casa, teniendo tus notas y apuntes a mano para experimentar nuevas formas de jugar. ¡Aprovéchalo!

6.- Juega con gente de más rango para ver cómo se desenvuelven. Es mejor parecer más tonto de lo que se es, y aunque pueda parecer algo masoca lanzarte a una mesa de juego con gente de mucho más nivel que tú, puede curtirte a la hora de comprobar cómo se desenvuelven algunos de los mejores jugadores de póker del mundo.

Teniéndolos delante podrás observar cómo se mueven, cómo reaccionan, cómo deciden y de qué manera juegan. Nada como la práctica para aprender, así que reserva una parte de tu presupuesto para este tipo de jugadas. Eso sí, que sean ocasionales o te desplumarán.

Plataformas de juegos de azar en línea como Habwin.com cuentan con salas aptas para toda clase de jugadores, donde podrás seleccionar una que se adapte plenamente a tus preferencias. Aprovéchalo en tu favor para curtirte con los mejores.

7.- Conoce tus límites. Todos los jugadores profesionales de póker coinciden en que es necesario tener autocontrol para no correr el riesgo de perder todo el dinero. En las partidas donde vayas a ganar jamás hay que forzar una situación comprometida, ya que lo más seguro es que salgas perdiendo. Un viejo truco que sigue siendo igual de efectivo es el de separar las ganancias para tener siempre una reserva de dinero. Esto te permitirá mantener los pies en la tierra y limitar el riesgo en tus apuestas.

8.- Juega con la varianza. Sabemos que es uno de los conceptos más complejos del póker y que llegar a dominarlo puede requerir de años de práctica, pero cuanto antes te empieces a familiarizar con los conceptos más abstractos del póker, mejor. Por eso insistimos en que el mejor maestro para alcanzar un nivel muy pro de póker es la experiencia, así que no dejes de jugar y practicar para depurar tu técnica.

9.- ¿Qué tal un poco de LAG? Un jugador Low Aggresive es aquel que realiza apuestas agresivas de manera continuada para forzar a los rivales a retirarse. Es un perfil de jugador muy característico, con una enorme pericia para fichar a sus rivales y con una dilatada experiencia en las mesas de juego.

Un jugador LAG no empieza a apostar a contra natura si no está muy seguro de que le puede salir bien la jugada, por lo que en cuanto detectes una serie de jugadas que se salgan de la tónica habitual, trata de minimizar daños evitando jugadas imprudentes.

10.- Memoriza las rutinas de tus oponentes. El ser humano es un animal de costumbres y en el póker, por mucho que tratemos de evitarlo, nos comportamos bajo una serie de patrones. Trata de quedarte con las pautas de los demás jugadores, intenta memorizar sus mecánicas de juego y ejercita tu memoria para clasificar a tus contrincantes. Te será de gran ayuda a la hora de designar a un objetivo al que desplumar.

11.- Elige tu objetivo. Si en la primera media hora no eres capaz de ver al objetivo, entonces el objetivo eres tú. Esta es la máxima del póker y es necesario que lo tengas claro, porque si todos se han fijado en ti como el rival más débil entonces deberás tener en cuenta que van a tratar de desplumarte por todos los medios.

Es normal que esto pase en las primeras partidas, cuando todos vean tu inexperiencia y traten de aumentar sus beneficios a tu costa, pero es algo que debes tratar de disimular enseguida para intentar que los demás jugadores no tengan tan fáciles las cosas. Si no consigues ganar tú, al menos que no se pongan las botas a tu costa.

12.- Establece límites presupuestarios. Divide las ganancias, establece límites de apuestas y asigna un presupuesto al menos tres días antes de tu partida. Es fundamental que no tengas a mano tarjetas de crédito con el fin de evitar una fuga de dinero no asignado al póker.