Cómo limpiar y mantener piscinas: trucos y consejos que funcionan

Cuando llega el verano, es hora de disfrutar de unas merecidas vacaciones y de la piscina que tienes en casa. No obstante, antes de comenzar a usarla debes garantizar que se encuentre en buenas condiciones y adecuadamente limpia.

Además, tienes que cuidar de hacer un buen mantenimiento de la piscina, para que el agua siempre luzca limpia y cristalina. Esto no tiene que ser complicado, siempre que cuentes con los implementos adecuados y vigiles la calidad del agua frecuentemente.

Para ayudarte a gozar este espacio en casa y no cargarte con demasiado trabajo, te presento algunos trucos y consejos para mantener y limpiar tu piscina. Aquí aprenderás desde a controlar el pH, agregar el cloro, hasta limpiar las paredes y el fondo.

Consejos que funcionan para el mantenimiento de las piscinas

Si quieres disfrutar de una piscina limpia y en buenas condiciones durante todo el año, tienes que considerar algunos factores. Entre estos, mantener un pH adecuado, aplicar el cloro y otros productos para controlar algas y mantener las condiciones del agua.

1. Regulación del pH

Para que tu piscina se encuentre apta para el baño y el cloro actúe en la desinfección, hay un nivel de pH del agua correcto. Cuando el pH se encuentra por encima de 7,6, el agua se considera básica y trae problemas como presencia de agua turbia, ya que se reduce la acción del cloro.

Por su parte, si los valores se reducen por debajo de 7,2 tenemos un agua ácida, la cual causa irritaciones en la piel y problemas de corrosión en la piscina. Para llevar un control adecuado del pH del agua, sigue los siguientes consejos:

  • Debes contar con un equipo de análisis de pH y hacer el control al menos cada 3 días y comprobar si está en el nivel adecuado. Los medidores de pH más sencillos de usar son los electrónicos, que te indican inmediatamente el valor.
  • Si el agua está básica (pH superior a 7,6), debes agregar un minorador del pH, aplicándolo en polvo directamente sobre el agua. Nunca lo coloques dentro del skimmer y agrega la dosis recomendada por el fabricante.
  • En caso de un agua ácida, aplica un incrementador de manera gradual y con el filtro de la piscina encendido. Mide el valor cada hora y sigue agregando el producto hasta que alcances los valores correctos.
  • Siempre controla el pH de la piscina luego de una tormenta y cuando la hayan utilizado muchos bañistas, ya que generalmente los valores se verán alterados.

2. Aplicación del cloro

La cloración es muy importante en las piscinas, ya que tiene una función oxidante que degrada las sustancias orgánicas en el agua. Esto garantiza que la misma se mantenga limpia y apta para ser usada por los bañistas.

El cloro viene en distintas presentaciones, como los granulados de acción rápida o los de liberación gradual en forma de pastillas. El más usado es el hipoclorito de sodio, pero también puedes conseguir hipoclorito de calcio y tricloro, con diferentes características.

Para hacer una correcta cloración de la piscina, te damos algunos trucos y consejos para un proceso más sencillo:

  • Comprueba siempre el pH del agua antes de iniciar la cloración, garantizando que se encuentre entre 7,2 a 7,6. En caso contrario, usa un incrementador o minorador de pH, según sea el caso.
  • Si vas a usar pastillas de cloro, colócalas en el skimmer y controla que el nivel del producto en el agua sea de 1 a 1,5 mg/litro. De ser más alto, causar irritaciones en la piel y las mucosas.
  • Al aplicar las pastillas, lo más recomendable es utilizar una por cada 25 metros cúbicos de agua (debes conocer la capacidad de tu piscina).
  • Si ha pasado mucho tiempo sin aplicar cloro o quieres hacer un mantenimiento más profundo, haz una cloración de choque. Debes diluir el cloro granulado en agua e ir aplicando por el filtro, dejando de usar la piscina entre 24 a 48 horas.
  • En caso de que prefieras un producto menos agresivo, aplica una cloración salina. El cloro se produce a partir de una sal, viene en formato granulado y ocasiona menos irritación.
  • La aplicación de cloro se debería hacer una vez a la semana si hay un uso muy intensivo de la piscina. Si se utiliza poco y está cubierta mientras no se usa, puedes hacerlo cada 15 días.

3. Control de algas, hongos y otras sustancias

En un agua que no se mantiene correctamente, es frecuente la aparición de organismos como las algas o los hongos. Si haces una buena aplicación de cloro y controlas el pH del agua, estos problemas deberían ser menores, pero es bueno prevenir su aparición.

Algunas recomendaciones a seguir, a fin de lograr que el agua de la piscina se vea siempre cristalina, son:

  • Mantén el filtro siempre limpio y aplica un antialgas comercial en la dosis indicada por el fabricante. Estos productos impiden que las algas se reproduzcan y contaminen el agua.
  • Sobre las superficies alrededor de la piscina, se suele acumular mucha humedad y la zona está sometida a calor durante el día. Por tanto, se desarrollan hongos, los cuales podrás controlar o eliminar aplicando algún fungicida.
  • Cuando tu piscina se ubica en una zona de agua dura (con alto contenido de cal), tendrás problemas para controlar el pH. Además, las paredes empezarán a acumular una capa de cal, que habrá que limpiar. Reduce este problema aplicando productos antical y desincrustantes.
  • Si notas que el agua de la piscina se ve turbia, comprueba si el filtro funciona adecuadamente. Igualmente, verifica que no tengas exceso de cal en el agua y el pH sea básico.
  • En caso de que el agua continúe turbia luego de corregir esos problemas, probablemente tienes partículas en suspensión. Debes agregar un floculante que las precipitará al fondo de la piscina y eliminarlas luego con una boquilla de fondo.

Trucos para limpiar la piscina

Antes de comenzar a disfrutar de la piscina en el verano, es conveniente hacer una limpieza profunda. Igualmente, si ha tenido un uso muy intenso, puedes limpiarla a mediados del verano y cuando ya no se va a usar más.

Para esto, debes contar con diversos implementos y accesorios que harán el trabajo mucho más sencillo y eficiente:

  • Una red tipo malla.
  • Aspiradora para limpiar el fondo.
  • Cepillo para piscinas.
  • Equipo medidor de pH y nivel de cloro.
  • Cloro, controladores de pH, algicidas y floculantes.

Los mejores implementos para la limpieza de tu piscina, como las aspiradoras limpiafondos tanto manuales como automáticas, las vas a conseguir en piscinasathena.com. Estos profesionales ponen a tu disposición toda su experiencia, calidad y los mejores precios del mercado.

Con todo lo que necesitas, pon manos a la obra y comienza la limpieza, la cual te recomiendo organices para hacer en dos días:

  • Con la red, retira todos los restos de hojas, insectos o cualquier otra partícula que se haya acumulado en la superficie del agua. Como prevención a esto, cubre la piscina con la manta térmica cuando no la utilices y tendrás menos restos que eliminar.
  • Utiliza el cepillo para limpiar las paredes y el fondo de la piscina, moviendo con presión de arriba hacia abajo. Si tienes problemas de incrustación de cal, aplica antes un desincrustante para facilitar el trabajo.
  • Si la piscina presenta el agua turbia, lo mejor es aplicar un floculante para precipitar cualquier residuo sólido al fondo. Debes dejarlo actuar durante toda la noche y continuar la limpieza al día siguiente.
  • Una vez que ha actuado el floculante, ha llegado el momento de eliminar todos los residuos del fondo. Lo mejor es una aspiradora automática, que facilitará el trabajo, pero también puedes usar una manual.
  • Limpia todos los accesorios de la piscina como el skimmer, rejillas, boquillas y cualquier otro. También revisa los filtros y límpialos adecuadamente.
  • Cuando hayas limpiado todo, pon a funcionar el filtro para dejar el agua lo más limpia posible y utiliza el medidor de pH y cloro.
  • Si los valores de pH están desequilibrados, aplica un regulador y llévalo a un rango entre 7,2 a 7,6.
  • Aplica el cloro en un tratamiento de choque para una limpieza más profunda.
  • Deja descansar la piscina entre 24 a 48 horas. Posteriormente, vuelve a analizar los valores en el agua con el medidor.
  • Si el nivel de cloro y pH están correctos, ya puedes utilizar la piscina para bañarte.