Comprar un fregadero de cocina: preguntas frecuentes

Si estás pensando en cambiar el fregadero de la cocina o adquirir uno nuevo para tu futura vivienda, es más que probable que te surjan muchas dudas alrededor de su elección. A continuación te presentamos los mejores consejos, tips y recomendaciones que debes tener en cuenta para comprar un fregadero de cocina. Sigue leyendo para conocer los mejores consejos, tips, respuestas a las preguntas más frecuentes de los usuarios que van a adquirir un nuevo fregadero y recomendaciones de los expertos para comprar un fregadero de cocina y acertar con tu elección.

¿Qué material es mejor para un fregadero?

A la hora de escoger un fregadero podemos tener en cuenta diferentes características. Una de las más importantes es el tipo de material con el que está elaborado el fregadero. A partir de aquí, podemos distinguir entre:

  • Los fregaderos de cristal: muy coquetos e higiénicos pero poco resistentes a los impactos.
  • Los fregaderos de acero inoxidable: muy higiénicos y sencillos de limpiar pero poco resistentes a la cal y al rayado.
  • Los fregaderos de resina o materiales sintéticos: altamente resistentes a la cal y al rayado, además de a los golpes y las altas temperaturas.

“Los fregaderos de resinas y de materiales sintéticos son ideales para las cocinas de diseño, resistentes y duraderos”

  • Los fregaderos de cerámica o de gres: bastante duraderos y resistentes, además de sencillos de limpiar, pero con precios elevados.
  • Los fregaderos de granito o de mármol: resistentes y duraderos, pero con precios altos y mantenimientos complicados.

¿Qué es mejor un fregadero o dos?

Encontramos también diferentes opciones de fregaderos dependiendo de las cubetas con las que cuenten.

  • Los fregaderos de un seno o cubeta son cómodos y perfectos si queremos ahorrar espacio.
  • Los fregaderos de una cubeta con escurridor permiten escurrir la vajilla fregada.
  • Los fregaderos de cubeta y media son prácticos para dejar algunos utensilios.
  • Los fregaderos de dos cubetas son más cómodos porque te permiten organizar mejor la limpieza y pueden ubicarse en las esquinas para aprovechar mejor el espacio.

¿Qué es mejor fregadero bajo encimera o sobre encimera?

Del mismo modo, también podemos valorar el fregadero que vamos a escoger teniendo en cuenta si preferimos un fregadero bajo encimera o sobre encimera.

  • Los fregaderos bajo encimera son los más recomendables para las encimeras de granito, sintéticas o de piedra. Permiten una limpieza sencilla y un mejor aprovechamiento del espacio de trabajo.
  • Los fregaderos sobre encimera permiten que se vea todo el fregadero, son ideales para los fregaderos con diseños especiales que busquemos destacar.
  • Los fregaderos encastrados son perfectos para las encimeras de madera y las laminadas. Están disponibles en muchos tamaños, colores, materiales y formas diferentes.

¿Dónde comprar un fregadero de cocina de calidad?

Asimismo, a la hora de seleccionar un fregadero de cocina, es fundamental tener en cuenta que debemos buscar siempre firmas reconocidas y de confianza, escogiendo siempre a los mejores expertos en diseño de cocinas y equipamiento para este tipo de espacios.

Los expertos recomiendan valorar diferentes modelos de fregaderos de cocina en las tiendas especializadas en este tipo de productos en las que vayamos a encontrar muchas opciones diferentes, tanto a nivel de materiales como a nivel de tipo de colocación del fregadero y de cantidad de cubetas o senos. De esta manera, podremos encontrar una solución que se adapte a la perfección a nuestras necesidades y elegir el fregadero de cocina de calidad que estamos buscando para que nos acompañe durante muchos años y podamos sacarle el mayor partido posible ante todo tipo de necesidades.

No es recomendable seleccionar fregaderos de poca calidad o dejarnos llevar por ofertas poco fiables, ya que se trata de un elemento de la cocina que vamos a someter a un gran desgaste diario, y por tanto, resulta básico elegir alternativas eficientes, resistentes y de calidad que vayamos a poder aprovechar durante muchos años.

¿Qué medidas tiene un fregadero?

Aunque en la actualidad la mayoría de expertos ofrecen la fabricación de fregaderos a medida, sin duda existen algunas medidas estándar a tener en cuenta para los fregaderos y las encimeras de cocina. Este tipo de medidas se deben en muchos casos a las medidas estándar de los módulos de cocina y de los muebles de este tipo de estancias del hogar.

“Las medidas y los tamaños de los fregaderos están condicionadas por el tamaño de las encimeras y de los módulos de cocina”.

De esta forma, las medidas más habituales para los fregaderos de cocina son para módulos de 45, de 50, de 60, de 70, de 80 y de 90 centímetros.

Del mismo modo, debemos tener en cuenta que existen otras condiciones que pueden determinar las medidas de un fregadero de cocina:

  • Encontramos fregaderos sobre encimera.
  • Existen también fregaderos bajo encimera.
  • También tenemos fregaderos de uno y de dos senos.

Además de tener en cuenta estos puntos para el diseño de la cocina, debemos valorar siempre que el fregadero debe ubicarse en un módulo apto y que cuente con el tamaño suficiente para poder aprovecharlo.

Por otro lado:

  • También es común que los fabricantes de fregaderos faciliten las medidas ideales para cortar la encimera y colocar el fregadero.
  • En caso contrario tendremos que hacer las mediciones como explicamos en el siguiente epígrafe.
  • Normalmente, el hueco mide entre uno y dos centímetros menos que el fregadero y permite usar grapas de fijación, a no ser que se trate de un fregadero sobre encimera.

¿Cómo medir el hueco del fregadero?

Finalmente, para medir el hueco del fregadero de manera profesional, debemos seguir los siguientes pasos:

  • Primero tenemos que calcular el centro del fregadero con la cinta métrica.
  • Después debemos marcar en el tope del mueble la línea central dónde vamos a ubicarlo.
  • A continuación debemos alinearla con los módulos superiores.
  • Como paso siguiente debemos colocar el fregadero invertido boca abajo en el tope.
  • El siguiente paso será alinear la marca que acabados de hacer con la del tope.
  • Después debemos mover el fregadero hasta dejar 3,5 centímetros entre el borde posterior y la pared.
  • Como siguiente paso tendremos que valorar que el aparato quede paralelo al borde frontal del tope.
  • Usando el lápiz y la regla, trazaremos una línea alrededor del contorno del fregadero y lo retiraremos.
  • Utilizando un talador con una broca de mayor tamaño haremos agujeros en las esquinas.
  • Después introduciremos la hoja de sierra en los agujeros y cortaremos hasta la otra esquina.
  • Después pondremos un listón más largo que el hueco e iremos realizando el mismo proceso en todos los lados cortados, verificando que el fregadero consiga encajar bien.
  • Como paso siguiente aseguraremos el fregadero en un soporte del que no pueda caerse, revisando que el grifo se pueda mover libremente en un arco de 180 grados.
  • Con el fregadero invertido usaremos silicona y una rosca para ajustar el fregadero, apretando las juntas de fijación de manera eficiente.
  • Después ajustaremos con cuidado las juntas al tubo de drenaje del fregadero y lo conectaremos con la tuerca que lleva. La apretaremos con la mano mientras la sostenemos.
  • Por otro lado, con el fregadero invertido, trazaremos una línea de silicona en el borde y colocaremos el fregadero en el tope, verificando que se encuentre paralelo al frente del tope.
  • A continuación, ajustaremos el fregadero si fuera necesario este procedimiento.
  • Finalmente, conectaremos los grifos del fregadero a las llaves de paso utilizando tubos de cobre cabeza de bellota o tubos trenzados de acero inoxidable. Asimismo, si el fregadero cuenta con rociador, lo conectaremos a la rosca del grifo con las mejores garantías.